Desarrollo de software. Antipatrón. Los arquitectos juegan al golf

En el antipatrón “los arquitectos no programan“, nos encontrábamos con que la organización consideraba que este tipo de perfil era lo suficientemente caro como para que participasen en el proceso de implementación del software, aunque sea como supervisores del trabajo que se está realizando o para resolver diferentes dudas que se encuentren los programadores en aspectos relacionados con el diseño o con la arquitectura.

Otra vertiente de ese antipatrón (que en muchos casos se produce de manera conjunta con la anterior) era el hecho de que los arquitectos prescindan o no den suficiente peso a la opinión de los analistas o programadores que van a tener que realizar el desarrollo.

Este antipatrón es una variante del anterior y se produce en alguna de las siguientes situaciones:

- El arquitecto aplica el antipatrón “arrojar al otro lado del muro“, es decir, ellos hacen lo que entienden que es su trabajo y después que sean los analistas y programadores los que se entiendan con el problema.

- Cuando se decide subcontratar el proceso de construcción, se envían las especificaciones y la arquitectura a utilizar y se vuelve a aplicar el antipatrón “arrojar al otro lado del muro”.

About these ads
1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: