archivo

Archivos diarios: enero 16, 2009

No hay mejor empleado que aquel que toma conciencia de que el éxito de la empresa incidirá en su éxito personal y que por tanto su esfuerzo contriburá a que la empresa vaya mejor y en consecuencia le irá mejor a él.

La situación habitual es que no se tenga esa alineación con la empresa o entidad en la que trabajas, ya sea porque la empresa no te cuida o porque el empleado mira solo por él mismo (o ambas cosas).

Conseguir que los empleados se sientan identificado con tu empresa, con tu proyecto, es una misión fundamental para la misma, porque ese empleado se dejará la piel por ella y entenderá que el éxito de la empresa o del proyecto contribuirá a su propio éxito personal.

Para ello la empresa tiene que crear una cultura, un ecosistema en el que el empleado se sienta agusto, valorado y disfrute con su trabajo y también llevar una política de reclutamiento acorde con ese sistema y esa cultura.

Las empresas o entidades que consiguen el amor a sus colores por sus empleados tienen garantizado el éxito.