archivo

Archivos diarios: enero 25, 2009

El Sevilla tenía una oportunidad inmejorable para poner tierra de por medio con rivales como Valencia, Villarreal y Atlético de Madrid, que serán junto al Real Madrid los equipos con los que se jugará las plazas de Liga de Campeones y como le suele pasar (ya le pasó el año que estuvimos peleando por la Liga hasta la última jornada) no la aprovechamos.

Partido que se nos puso de cara, al provocar en el minuto 20 la sustitución de Valera antes de que fuera expulsado (a la siguiente seguro que iba a la calle) y que tras el gol del Racing (César Navas) en una jugada a balón parado y la posterior expulsión del interior izquierda Serrano no supimos ni leer ni jugar.

No tuvimos profundidad en las bandas, por dos causas principalmente, los laterales Navarro (hoy lateral derecho) y Drago no desdoblaban y el centro del campo no tenía ritmo, jugaba muy lento y era tremendamente impreciso.

La puntilla al partido la puso el Racing con el gol de Zigic antes de cumplirse el primer minuto de la segunda mitad.

Jiménez puso hasta 4 delanteros en el campo con la entrada en el descanso de Chevantón y más tarde de Pukki, pero tal vez la solución no pasaba por acumular gente arriba sino aprovechar la superioridad numérica, teniendo el balón en el centro del campo y jugando con las bandas.

Lo peor del partido ha sido el esfuerzo inútil que ha hecho el equipo y la sensación que nos ha dado a todos de que tras el segundo gol del Racing no había posibilidad de remontada.

El mejor del Sevilla ha sido Fernando Navarro, que hasta el final ha sido el único que ha mantenido la actitud.

El debut de Pukki positivo, tuvo una ocasión de gol clara y lo intentó. Espero que en el filial se le den más oportunidades para jugar.

Buena primera parte del filial pese a las inclemencias metereológicas que se tradujo en un 2-0 al descanso y con un partido muy controlado.

En la segunda parte, el equipo se echó atrás y como consecuencia vino la remontada del Alicante en la que tuvo mucho que ver la expulsión de Redondo, el futbolista que en la actualidad y pese a la inactividad de más de año y medio que ha tenido es el que más posibilidades debería tener del filial para subir al primer equipo el año que viene.

Fermín Galeote sigue abusando del trivote (incluso con José Carlos se estaba usando trivote) y del uso de un defensa central como medio centro y sigue sin buscar soluciones en la delantera. Por mucho que nos pese ni el futuro de Fali (25 años) ni Mohammed (24 años) pasan por el primer equipo y si realmente nuestro equipo está para formar futbolistas, no entiendo por qué no se le da una oportunidad a jugadores como Espinar (del Sevilla C), Rodri (del División de Honor de Juveniles), Fernando (del mismo Sevilla Atlético) o más minutos a jugadores como Hugo y Ríos (que afortunadamente ha jugado hoy de titular).

El Sevilla Atlético sigue camino de record negativo e incomprensiblemente su entrenador sigue sin dimitir y sin ser cesado.

El Sevilla Atlético, que insisto, no juega a nada, si no cambia de rumbo deportivo puede tirar por la borda a una hornada de jugadores cuanto menos interesante, ya que está formando perdedores con excusa, ya que como el objetivo no es seguir en Segunda (es decir ganar) pues pase lo que pasa, gane quien nos gane y como nos gane no pasa nada.

Me parece francamente lamentable que el Consejo de Administración no se haya movido para intentar dar una solución al equipo que todos sabemos pasa por:

– Destituir a Fermín Galeote.
– Prescindir de jugadores que no valen para el Sevilla Atlético y/o que por edad tienen prácticamente imposible llegar al primer equipo.
– Y tomar una decisión, es decir o vamos a por todas a formar futbolistas, pero no de boquilla alineando a jugadores de difícil progresión, o vamos a fichar a jugadores con futuro para intentar dar una buena imagen, ganar partidos, cambiar la dinámica perdedora y que ayuden a nuestros jóvenes talentos a seguir cogiendo oficio y recuperar la mentalidad ganadora. Esto cuesta dinero, pero creo que el prestigio de nuestra institución bien merece esta pequeña y necesaria inversión.

A mi me duele como sevillista que el Consejo de Administración haya abandonado a su suerte a este equipo después de todo lo que ha costado su ascenso a segunda división y de la ilusión que nos hace tenerlo en la categoría de plata del fútbol español.

Cuando se dice que es deficitario también duele, ya que si bien los gastos son superiores a los ingresos, en el momento en que algunos de esos futbolistas suban al primer equipo la inversión habrá valido la pena. ¿Qué se pueden sacar futbolistas desde 2ªB y desde tercera? pues sí, pero la lógica dicta que desde segunda la formación debería ser más adecuada para llegar al primer equipo. ¿Por qué han salido pocos jugadores últimamente? En primer lugar por la trayectoria del segundo equipo y en segundo lugar porque jugadores aptos para jugar en el primer equipo o vienen de una larga lesión (Redondo) o son extracomunitarios (Diego Perotti) o no se les ha querido de momento dar una oportunidad (Cordero o Pukki) o se les ha dado minutos sueltos (Armenteros).

En lo profesional me he saltado muchas etapas y esto me ha provocado y provoca ciertas carencias en algunos aspectos. Quiénes sigáis un poco el blog, sabréis que dí el salto de becario a jefe de proyectos en seis meses, sin más mérito que el de encontrarme en el sitio justo y en el momento adecuado. Eso fue hace algo más de seis años y desde entonces estoy ejerciendo de jefe de proyectos, de una manera, pienso, bastante digna, y he tenido la oportunidad de aprender mucho y sobre todo de ser consciente de que me queda mucho por aprender. No ha sido fácil y he tenido que trabajar duro, ya que el salto, evidentemente, fue de vértigo.

Hecho de menos haberme saltado la etapa de programador, sobre todo en Java, que es la tecnología que utilizamos en mi organización. Evidentemente he aprendido cosas en estos años y mi proyecto fin de carrera fue en Java, pero como es lógico no es lo mismo. La etapa de analista, la he suplido en mi puesto de trabajo actual, ya que prácticamente en todo este tiempo y dada la variedad temática y tecnológica de los proyectos que gestiono, he tenido que hacer de todo.

Pero bueno, pese a que lo mejor es no saltarse etapas, lo hecho, hecho está. Lo que sí tengo claro es que para seguir avanzando en mi trayectoria profesional quiero ir consolidando las distintas etapas por la que vaya a pasar, de manera que tenga la base más sólida posible bajo mis pies, y en eso estoy. Es decir, por las circunstancias, di un salto importante, pero una vez hecho esto, ahora sí que quiero llevar mi carrera profesional más controlada.

Desde el punto de vista personal, cada trabajador conoce más o menos cuando tiene superada una etapa y esto no tiene que estar ligado necesariamente a estar más de un tiempo determinado desempeñando un perfil o una labor, sino que está más relacionado con lo que el proyecto o los proyectos en los que se esté trabajando te estén aportando. Otra cosa bien distinta es que la organización en la que estés trabajando te permita evolucionar, acorde a la evolución natural que tengas (no obstante, no es sencillo realizar esta tarea, ya que lo mismo las circunstancias no permiten que puedas dar el salto).

En resumidas cuentas, cuando se tenga la oportunidad de dar un salto hay que sopesar los pros y los contras, sabiendo que si no se ha apurado una etapa, algunos de los conocimientos y experiencias que se adquieren en la misma no se tendrán como base en la siguiente, lo cual es un handicap que se superará, en primer lugar siendo consciente de esa limitación y por otro trabajando duro para adaptarte al nuevo puesto. Mi recomendación es que se tenga la suficiente paciencia y se pase por las distintas etapas, pero que también que cuando surja una oportunidad se reflexione sobre la misma, porque hay trenes que pasan pocas veces por la estación.