Saltarse etapas

En lo profesional me he saltado muchas etapas y esto me ha provocado y provoca ciertas carencias en algunos aspectos. Quiénes sigáis un poco el blog, sabréis que dí el salto de becario a jefe de proyectos en seis meses, sin más mérito que el de encontrarme en el sitio justo y en el momento adecuado. Eso fue hace algo más de seis años y desde entonces estoy ejerciendo de jefe de proyectos, de una manera, pienso, bastante digna, y he tenido la oportunidad de aprender mucho y sobre todo de ser consciente de que me queda mucho por aprender. No ha sido fácil y he tenido que trabajar duro, ya que el salto, evidentemente, fue de vértigo.

Hecho de menos haberme saltado la etapa de programador, sobre todo en Java, que es la tecnología que utilizamos en mi organización. Evidentemente he aprendido cosas en estos años y mi proyecto fin de carrera fue en Java, pero como es lógico no es lo mismo. La etapa de analista, la he suplido en mi puesto de trabajo actual, ya que prácticamente en todo este tiempo y dada la variedad temática y tecnológica de los proyectos que gestiono, he tenido que hacer de todo.

Pero bueno, pese a que lo mejor es no saltarse etapas, lo hecho, hecho está. Lo que sí tengo claro es que para seguir avanzando en mi trayectoria profesional quiero ir consolidando las distintas etapas por la que vaya a pasar, de manera que tenga la base más sólida posible bajo mis pies, y en eso estoy. Es decir, por las circunstancias, di un salto importante, pero una vez hecho esto, ahora sí que quiero llevar mi carrera profesional más controlada.

Desde el punto de vista personal, cada trabajador conoce más o menos cuando tiene superada una etapa y esto no tiene que estar ligado necesariamente a estar más de un tiempo determinado desempeñando un perfil o una labor, sino que está más relacionado con lo que el proyecto o los proyectos en los que se esté trabajando te estén aportando. Otra cosa bien distinta es que la organización en la que estés trabajando te permita evolucionar, acorde a la evolución natural que tengas (no obstante, no es sencillo realizar esta tarea, ya que lo mismo las circunstancias no permiten que puedas dar el salto).

En resumidas cuentas, cuando se tenga la oportunidad de dar un salto hay que sopesar los pros y los contras, sabiendo que si no se ha apurado una etapa, algunos de los conocimientos y experiencias que se adquieren en la misma no se tendrán como base en la siguiente, lo cual es un handicap que se superará, en primer lugar siendo consciente de esa limitación y por otro trabajando duro para adaptarte al nuevo puesto. Mi recomendación es que se tenga la suficiente paciencia y se pase por las distintas etapas, pero que también que cuando surja una oportunidad se reflexione sobre la misma, porque hay trenes que pasan pocas veces por la estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: