archivo

Archivos diarios: febrero 1, 2009

Sabemos en este punto, qué es lo que quiere el usuario que haga el nuevo sistema de información y también los datos que quiere almacenar en el mismo.

Pues bien, todo lo anterior no sirve de nada sin una interfaz de usuario que le facilite el trabajo.

Mi recomendación es que se haga siempre un prototipo de la interfaz de usuario (al menos de las pantallas más significativas) y que quede reflejado además de forma clara el esquema de navegación entre pantallas.

El prototipo puede ir desde esquemas hechos con VISIO a páginas HTML e incluso algunas pantallas con funcionamiento dinámico u una combinación de las anteriores. Lo importante es que el usuario tenga claro que es lo que se va a encontrar cuando se implemente el programa y no se lleve sorpresas después que serán negativas para él y para el que desarrolla. Por otro lado cuando se le muestre el modelo cartón piedra de las pantallas es recomendable que se realice un repaso de los requisitos funcionales con el usuario para que pueda apreciar que todo lo que ha pedido (y se pueda verificar en esta revisión) está reflejado en el diseño de pantallas que se le muestra.

También es importante que se revise con esmero la información que aparece en las mismas, para que el usuario vea que todos los datos que ha pedido que se persistan están en las pantallas que se muestran.

Los límites nos lo marcarmos nosotros mismos, está bien aceptar consejos que impidan en un momento concreto tomar una decisión errónea, está bien escuchar que algo no se puede hacer o que es muy difícil antes de afrontar un proyecto, una tarea o un objetivo para poder pensar en otras opciones o simplemente no invertir esfuerzo en eso.

Pero hacedme caso, no prestéis atención a aquellos para lo que todo es imposible, para lo que todo es un problema, estas personas son unos chupadores de energía que no creen que las cosas se puedan hacer mejor y que los límites y las barreras se pueden romper.

El mayor desperdicio de energía es prestarles atención y hacerte dudar de tus decisiones, objetivos o metas.

Cuando uno quiere algo debe ir a por ello, de forma decidida, creyendo en lo que hace, puede tardar más o menos en conseguirse o tal vez no se consiga nunca, pero creo que en estos casos es peor no intentarlo que fallar en el intento.

No a los energy suckers.