archivo

Archivos diarios: febrero 7, 2009

[Contiene spoilers]

Película dirigida por Brian de Palma con guión de Oliver Stone. Con actores de la talla de Al Pacino, Steven Bauer, Michelle Pfeiffer, Mary Elizabeth Mastrantonio y Frank Murray Abraham.

Pues bien, pese a gozar de muy buena crítica y ser considerada por muchos como una película de culto a mi me ha resultado una películta absolutamente indiferente. Creo que ha ayudado bastante el doblaje tan malísimo que tiene.

La historia simple:

Tony Montana, es un cubano con pasado turbio que llega como exiliado a los Estados Unidos con el único equipaje de una ambición sin límites.

Tras salir de un campo de refugiados por un trabajo de sicario y participar en una violenta transacción de drogas, llama la atención de uno de los capos de la delincuencia organizada de Miami, Frank López, el cual lo contrata como uno de sus lugartenientes.

Allí tiene su primer encuentro importante con el dinero y conoce a la amante Elvira Hancock (Michelle Pfeiffer) de su jefe y desea tener ambas cosas.

Su ambición le hace pactar con un narcotraficante boliviano, Alejandro Sosa, transacción que su jefe ve peligrosa y que provoca que Tony Montana termine en un enfrentamiento con el mismo que comienza con un intento de asesinato por parte de su jefe y con el posterior asesinato del mismo.

Como resultado, Tony Montana se queda con la novia de su ex-jefe, con parte del negocio del mismo y con la relación comercial con el magnate boliviano de la droga.

Esta situación hace a Tony Montana un hombre tremendamente rico, pero también tremendamente infeliz, el dinero no le da la felicidad, no la encuentra. Su mujer se encuentra tan perdida con él como con su anterior pareja y él sigue con el rumbo de su vida perdido, persiguiendo solo conseguir más y más dinero (sin saber en el fondo para qué).

Precisamente en un intento de conseguir mejores precios en operaciones de blanqueo de dinero, cambio de proveedor habitual y cayó en una trampa de la policia, trampa que significó el inicio de su fin.

Como resultado de ello, Tony para no ir a la carcel se compromete a realizar un trabajo para Sosa, consistente en ayudar al sicario de éste a asesinar a una persona que estaba poniendo en jaque el negocio que tenía en Bolivia. Tony, que ya se había convertido en un drogadicto y prácticamente en un alcohólico, paga su fustración contra su mujer, provocando que ella lo dejase tras una discusión en un restaurante.

Cuando se iba a proceder al asesinato ordenado por Sosa, Tony lo desbarató ya que la persona a la que se iba a asesinar iba acompañada por su mujer e hijos. Para desbaratarlo le pegó un tiro al sicario de Sosa. La repercusión de todo eso fue que la persona a la que se iba a asesinar pronunció un discurso en Naciones Unidas denunciando la situación en Bolivia. Ante este desacato, Sosa y Tony tuvieron un enfrentamiento telefónico que olía a guerra.

Mientras tanto, el lugarteniente y mano derecha de Tony, Manny Ribera se casa en secreto con la hermana de éste, rompiendo la prohibición de Tony de que se acercara a ella. Tony no lo sabe hasta que lo asesina tras descubrirlos juntos.

Ante tanta decadencia, el final no podía ser otro, la hermana de Tony muere en el asalto a la casa de éste por sicarios probablemente enviados por Sosa y más tarde Tony, desquiciado por todo lo que había pasado y por el consumo masivo de cocaina corrió la misma suerte.

La historia no terminó de atraparme, demasiados saltos en el tiempo, una actuación para mi muy poco convincente de Al Pacino y en general de todos los actores de la película y una dirección deficiente de Brian de Palma. No terminé nunca de creerme la película.