archivo

Archivos diarios: febrero 26, 2009

¡Qué frase tan cierta!.

Desgraciadamente suele suceder que si no expresas que necesitas tal o cual recurso, que te mereces un ascenso, un aumento de sueldo, un descanso, nadie te hace caso.

Es muy injusto tener que llegar a la situación de quejarte para que te hagan caso, pero desgraciadamente suele ser así.

¿Por qué pasa esto? Pues porque quiénes toman decisiones se centran en problemas globales en lugar de en problemas locales. Eso en cierto modo es lógico, pero se puede solucionar delegando determinadas tareas en personas que sí tengan una visión más local de los problemática de la organización y por tanto puedan adelantarse de forma proactiva a la necesidad de la queja justificada para que te hagan caso.

Yo animo a que siguiendo los cauces adecuados y de buena forma, que todo aquel que tenga algo que reivindicar lo haga, sobre todo si entiende que se está cometiendo una injusticia.