archivo

Archivos diarios: febrero 28, 2009

Los usuarios en ocasiones desean magia, que se obtengan listados o se obtenga información a partir de datos inexistentes o grabados incorrectamente.

Sin una disciplina en la grabación de datos, los procedimientos de extracción de información y conocimiento son muy costosos y con escasa precisión.

Es importante por parte de los gestores de proyecto, informar a los directores usuarios de la importancia que tiene grabar datos con calidad. Es responsabilidad de los directores usuarios imponer una política entre el conjunto de usuarios orientada al uso correcto del sistema de información y a la grabación de datos precisos y con calidad.

Si la ejecutas a tiempo.

Si piensas, ya lo haré. Si piensas, no tenemos recursos para llevarla a cabo, vendrá mañana un competidor que también la tendrá y se llevará todo el negocio que podrías haber conseguido tú.

Tanto valen las ideas que incluso hay organizaciones en las que se convocan concursos entre sus empleados.

Los departamentos (y la filosofía) de I+D son esenciales para empresas tecnológicas, tanto para ejecutar ideas, como para mejorar la infraestructura de desarrollo. Estos departamentos son los que pueden marcar la diferencia con los competidores.

1) Ejecutar ideas: Las ideas en un papel no valen nada. Las ideas solo valen cuando compilan.
2) Mejora de la infraestructura de desarrollo: Es algo que estoy repitiendo muchísimo en mi blog. El framework debe ir mejorándose periódicamente y la construcción de componentes reutilizables (prefabricados) un objetivo.

Un Departamento de I+D, sirve para esas y para muchas más.

Si tienes un programador que ha salido de tu cantera y tiene talento y actitud, protégelo.

Le has formado, conoce tu política de empresa, conoce la tecnología de desarrollo, conoce el equipo humano, conoce el negocio. Esto vale mucho dinero. Si esta persona se va, traer a otro programador ya sea para la cantera o para ocupar su puesto, va a costar bastante dinero, ya que no todo es el sueldo, sino la capacidad de producción que se pierde hasta que se pone a la altura de quién se ha marchado.

A quien destaca, hay que impedir que se vaya, para ello debe sentirse bien en la empresa y reconocérsele su trabajo desde el punto de vista personal y económico.