archivo

Archivos diarios: marzo 10, 2009

Otra característica que viene acompañando a la producción industrializada de software es la deslocalización de los recursos humanos necesarios para realizar el proceso de desarrollo de software.

La deslocalización, desde mi punto de vista, busca:

– Mano de obra más barata que en centros de desarrollo de software con más competencia en el mercado, como por ejemplo Madrid, Barcelona, Sevilla, etc…
– Ir directamente a la fuente del talento. La existencia de menos competencia en el mercado, hace que el talento de la región donde se sitúa el centro de desarrollo de software vaya en casi su totalidad a éste.
– Apoyo institucional. La deslocalización genera trabajo en las zonas en que se instalan estos centros de desarrollo de software.

La deslocalización es positiva en cuanto a que:

– Es una fuente importante de trabajo en las provincias en las que se instalan.
– Contribuye al desarrollo tecnológico de la región.
– Evita la marcha de una buena parte del talento tecnológico.

Sin embargo, es negativa, si el fin último que se busca es la mano de obra barata. Esto dependerá, como es lógico, de cada implantador y de sus objetivos.

Pese a que vaya asociada la deslocalización a la producción industrializada de software no tienen nada que ver, es decir, la deslocalización en sí, no va a mejorar el proceso de desarrollo de software, ya que simplemente es una estrategia empresarial.