archivo

Archivos diarios: marzo 12, 2009

Los responsables comerciales de empresas que constituyen centros de producción industrializada de software, afirman que gracias a este nuevo modelo son capaces de producir software más barato y de mayor calidad.

Lo de más barato no me cabe duda, pero no necesariamente por una mejora de los procesos, que también, sino porque el modelo se basa en conceptos como la descentralización y la rotación intensiva de personal (no todo el mundo puede ser analista o analista programador).

Lo de la calidad también es posible, pero de igual forma que sucede con el abaratamiento de costes la clave no es simplemente la constitución de esas fábricas de software, sino como he comentado en post anteriores, en la organización, metodología, optimización de recursos y en disponer de un framework y un buen catálogo de componentes reutilizables y eso lo puede hacer cualquier empresa de desarrollo de sofware, sin utilizar el concepto de producción industrializada de software.

Otro aspecto que caracteriza a estas industrias del software es la especialización, simulando en personas el concepto de máquinas que realizan una tarea específica y producen un resultado que coge otra máquina y así sucesivamente hasta que por piezas se costruye el producto completo. La especialización es un concepto interesante, pero mi opinión al respecto es que la fórmula ideal es tener personal especializado (muy bueno en su área) y polivalente (son los integradores, pero no en el concepto más técnico del término, sino en el sentido de que son los que engrasan la maquinaria y hacen que el proceso de desarrollo no se atasque).