El tren

Dicen que hay trenes que pasan una sola vez en la vida.

En mi trayectoria laboral ese tren ha pasado cuatro veces y en ninguna de ellas me he podido subir. En todos los casos el motivo ha sido no disponer de un requisito necesario para acceder al puesto, requisito del que creo que soy merecedor con creces, pero que de momento no cumplo.

Hoy ha sido la cuarta vez que el tren ha pasado delante mía y ha sido el tren más importante en el que nunca me habían ofrecido montarme. Un tren que no sé si alguna vez más volverá a pasar.

Me siento un privilegiado y muy orgulloso por el ofrecimiento que me han hecho. También fustrado por no poder ocupar el puesto, ya que pese a ser un reto enorme y ser un puesto de una gran responsabilidad, me siento capacitado y con muchas ganas.

Solo me queda seguir trabajando con la misma intensidad de siempre, con el deseo de aprender todos los días no solo de tecnología, sino también de todas las personas que me rodean y seguir con la intención de mejorar en mi trabajo y como persona.

Tal vez no vuelva a pasar más un tren así, pero cada día a las 7.00h de la mañana me montaré en el coche camino de la estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: