archivo

Archivos Mensuales: abril 2009

Vale, tenemos Redmine y es estupenda, pero la herramienta por sí sola no hace nada, hay que meterle datos y actualizarla. Las políticas que estamos intentando poner en práctica en nuestra organización son:

1.- Dar de alta los proyectos y subproyectos con una descripción muy detallada de sus objetivos y funcionalidades.
2.- Asociar a cada proyecto como mínimo los jefes de proyectos, analistas y directores técnicos.
3.- Asociar a cada proyecto su rama del Subversion correspondiente, tirando de la raíz de la rama y no solo de la rama trunk.
4.- Que se planifiquen todas las tareas del proyecto y se realice un seguimiento semanal de las mismas, de manera que si hay que hacer un ajuste de la planificación se realice semanalmente y explicando el por qué. Además semanalmente se deberá indicar el grado de avance en porcentaje del proyecto (no requerimos una precisión matemática, pero sí una aproximación realista).
5.- Que mensualmente se reporten los incurridos en cada una de las tareas.
6.- Todos la documentación de los proyectos se deberá entregar por Redmine, discriminando la que afectan a todo un proyecto o a una tarea del mismo.
7.- Administración distribuida. Todos los directores técnicos son administradores, además de existir una administración específica para atender a las peticiones de los proveedores.

Como veis, no son muchas reglas y son sencillitas, con el paso del tiempo tal vez le demos una vuelta de tuerca más, pero en principio son suficientes para poner en marcha el producto con garantías.

Anuncios

Como ya he comentado en posts anteriores, en mi organización hemos implantado Redmine como herramienta de gestión de proyectos. Le hemos dado muchas vueltas y sopesados diversas soluciones, no obstante, tras la recomendación de un amigo la probé en un proyecto piloto y surgió el flechazo.

De momento las impresiones no pueden ser más positivas.

Es muy sencilla de utilizar y permite integrar una gran cantidad de información relativa a los proyectos. El hecho de que permita guardar documentación, leer del SVN, poder gestionar un wiki y llevar la planificación e incluso la gestión de incidencias, hacen de esta herramienta una solución muy atractiva. Esta integración de información, hace muy interesante la opción denominada Actividad, que prácticamente permite llevar una bitácora todos los proyectos (la sensación cuando le das a Actividad y existen muchos proyectos vivos y actualizándose es impresionante y habla bien a las claras de lo que es una organización que busca la calidad en el proceso de desarrollo de software).

¿Qué no es perfecta? Así es, pero… ¿qué herramienta de gestión de proyectos lo es?.

Además de las funcionalidades tan interesantes que tiene la herramienta, cuenta también a su favor el hecho de que sea software libre y que su comunidad de desarrollo tenga una gran actividad, lo que hará muy probablemente que la herramienta siga adquiriendo funcionalidades nuevas y mejorando las ya existentes en su core y vayan saliendo extensiones que aporten valor añadido a la solución. Ahora mismo la última versión liberada es la 0.83, pero la siguiente versión la 0.9, con más funcionalidades está a la vuelta de la esquina.

Si estás pensando en implantar una herramienta de gestión de proyectos, ni lo dudes, prueba Redmine, no te dejará indiferente en absoluto.

Evidentemente poner en marcha una herramienta de gestión de proyectos no es sencillo, ya que la información no se almacena sola en la misma y es necesario que exista una disciplina detrás de su uso, pero eso será motivo de otro post…

En la guerra abierta desde hace bastantes años entre el mundo del software libre (activistas, simpatizantes y snobs) contra Microsoft, han existido empresas que se han aprovechado de esto y que han hecho el mismo juego que Microsoft, sin recibir ninguna crítica, utilizando el parapeto que le proporciona el gigante de Redmond. Claros ejemplos de estas empresas son Oracle, Apple y Google (en segmentos muy distintos, pero con una misma filosofía).

En ese terreno de juego favorable Oracle no ha parado de crecer y se ha convertido en el lider mundial en soluciones de sistemas de gestión de bases de datos corporativas, tan propietarias como lo son los distintos productos de Microsoft. Bien es cierto que han hecho bien su trabajo, con un producto que es excepcional, pero ese trabajo ha sido más sencillo al centrarse más los esfuerzos de la comunidad de software libre en otros proyectos, independientemente de que también hayan surgido, mejorado y prosperado otras soluciones libres de calidad en sistemas de gestión de bases de datos como mySQL y postgreSQL.

Oracle parece apostar por los grandes centros de procesos de datos, donde su software se encuentra muy cómodo y donde la competencia del software libre todavía no termina de afectarle seriamente, ya que la mayor parte de los fabricantes de servidores venden el producto con sistemas de la familia UNIX totalmente propietarios. Es por todo esto por lo que parece que Oracle defiende la nube, ya que detrás de ella probablemente estarían sus productos.

A mi personalmente no me ha gustado nada la compra de Sun por Oracle, ya que Sun en los últimos años y de forma paulatina había apostado por el software libre, liberando incluso Java, que es el lenguaje y tecnología de programación más usado en entornos corporativos (y no corporativos). ¿Qué será de openOffice.org?, ¿qué será de mySQL?, ¿qué será de Glassfish?, o mejor dicho, ¿cuáles serán los términos de licencia de todos esos productos en versiones sucesivas?, ¿serán los mismos?, ¿no?, ¿cómo convivirán con productos de la misma Oracle que supuestamente hacen lo mismo?, ¿serán absorvidos por los productos de Oracle?, ¿se orientarán cada uno a segmentos específicos del mercado?. Más preguntas, ¿se orientará Java para que sean más óptimas las soluciones que utilicen software de la misma Oracle?.

Espero que el tiempo, me haga cambiar de opinión y me demuestre que la compra de Sun por Oracle crean sinergias que ayuden al continuo crecimiento del software libre, pues si bien el progreso en el mundo del software va de manos de las dos corrientes: software libre + software propietario, el futuro es del software libre y la orientación de los negocios TIC, a los servicios.

Tengo la suerte de participar en un proyecto en el que la Directora Usuaria, los usuarios, los responsables de generación de información alfanumérica, cartográfica y documental, la empresa desarrolladora de software y la dirección técnica del proyecto, vamos todos a una para que el proyecto vaya adelante, cada vez mejor y prácticamente imparable.

Ha sido muy importante que se involucre al nivel que se ha involucrado la directora usuaria, que siendo una persona treméndamente ocupada, reserva siempre una mañana al mes para participar en una macroreunión que no dura menos de cuatro horas para realizar el seguimiento del proyecto y establecer las bases del futuro trabajo. En mi opinión, demuestra que esta persona es muy inteligente y muy válida, además de darle una consideración a la informática y tener unas miras y visión de futuro, que se lo he visto a pocas personas en su posición.

La dinámica de la reunión es que se revisan uno a uno y en profundidad cada uno de los objetivos marcados en la reunión anterior, estableciéndose un diálogo entre de cada una de las personas que participan en la reunión (unas doce personas), las cuales tratan de aclarar todos los posibles conceptos sobre los que pueda haber un resquicio de duda. También se aprovecha para comentar cualquier aspecto importante en el proyecto o relacionado con él, no contemplado en el listado de objetivos. Por último se pacta entre las partes los objetivos a cumplir para la siguiente reunión.

Ese proyecto que es grande de por sí, forma parte de otro concepto mucho más grande. Si en todos los subproyectos de ese gran proyecto central tuviéramos una participación tan importante del director usuario, las cosas rodarían muchos más fáciles, alcanzaríamos objetivos antes y se mejoraría la eficiencia del trabajo realizado.

A lo largo de mi trayectoria profesional he sentido amor y desamor por las metodologías. Con el paso del tiempo, por fin he descubierto mi atracción por las metodologías. Pero eso sí, os voy a comentar qué es para mi una metodología, qué aporta y por qué se vive mejor con ellas que sin ellas.

Métrica V.3. es una metodología. No inventa nada nuevo a lo que es un proceso de desarrollo de software. Lo más significativo que me quedo de ella es que asume que cada proyecto requiere que se le ponga el traje metodológico adecuado y que este no le quede ni chico, ni grande.

Para mi, una metodología va más allá de decir que un proyecto debe tener análisis-diseño, construcción e implantación. Sino que define un marco de trabajo, una manera de hacer las cosas. Por eso soy tan pesado en mis posts cuando hablo de lo importante que es tener un libro blanco y una infraestructura de desarrollo, unas estrategias para documentar los proyectos y que estén acordes con cada versión de la aplicación y una forma de gestionar los proyectos. Es decir, una metodología no es sólo definir fases y entregables sino que debe ser lo más práctica y más útil posible para la organización.

Lo tengo clarísimo. Si una persona dice un día blanco y al día siguiente te dice negro, quiere decir que no te estaba siendo sincera ni el primer día ni el segundo.

Cada día respeto más la coherencia en las personas. Claro que se puede cambiar de opinión, pero esas transformaciones súbitas de discurso no son casualidad y no son fruto de un cambio de opinión, sino de no ser claro y de no ser coherente.

De una persona coherente te puedes fiar, de las que no son coherentes no, porque no sabes mañana con qué pie se va a levantar o con qué mano te va a golpear.