archivo

Archivos diarios: abril 5, 2009

La profesionalidad sólo entiende de objetivos y de hacer las cosas bien hechas, es decir, te plantean unas metas en tu trabajo, unas con límites temporales, otras no y una serie de procedimientos a seguir (en el caso de un departamento de desarrollo, seguir un libro blanco de desarrollo, una metodología, una forma de realizar los pasos a producción, etc…). Un profesional tratará siempre de cumplirlas.

No es nada fácil encontrarse con gente profesional, con gente que antepone hacer el trabajo en condiciones a su “bienestar en el trabajo”.

Leo el artículo de Enrique Dans llamado Trabajadores libres y “freedom to surf” en el que basándose en un estudio de un profesor australiano comenta que no necesariamente la posibilidad de abrir ciertas puertas en el trabajo como por ejemplo el acceso a conexión a Internet provoca una reducción del rendimiento en el mismo.

En el fondo estoy de acuerdo con él, porque un profesional va a cumplir con su trabajo, tenga o no acceso a Internet, tenga sixtillizos llorones o no le hayan subido el sueldo tanto como él cree que se merece.

¿Establecer mecanismos de control? Los profesionales no lo requieren o no lo requirirían, pero el resto sí. Es decir, si no hay un mecanismo en la organización para verificar el cumplimiento de objetivos, la productividad y/o eficiencia en el trabajo, sí que resulta necesario establecer ciertos mecanismos de control, como la medición de los horarios de entrada y salida, los costes extras que provoca esa persona para la organización (costes de transporte, comidas, etc…), el absentismo laboral, etc… Y claro esa medición debe afectar a todos, ya queda a criterio de las personas con responsabilidad en la organización flexibilizar esas condiciones para aquellos trabajadores que sean verdaderos profesionales.

No es más profesional el que se queda en el trabajo catorce horas diarias, porque lo mismo nueve de ellas no las aprovecha. No es más profesional el que sale más tarde de trabajar porque lo mismo es que la mayoría de las horas intermedias no son productivas. Sin embargo un profesional si tiene que quedarse dos semanas trabajando catorce horas diarias lo va a hacer o si tiene que salir dos semanas a las doce de la noche lo va a hacer (con esto no quiero decir que sea gente a la que se puede abusar, ya que quien lea con asiduidad mi blog habrá podido ver que siempre pido y solicito un trato justo al empleado y si alguien se implica con la organización, la organización debe implicarse de igual medida con él y recompensarle de una u otra forma el esfuerzo).

Es difícil detectar en una entrevista de trabajo la profesionalidad, por eso es muy importante tener referencias de confianza de una persona, ya que puedes contratar una persona con un perfil técnico extraordinario, pero que después resulta que su implicación laboral es nula. Por este aspecto, siendo importante que la persona que se vaya a contratar realice bien su trabajo o tenga potencial para realizarlo bien, casi resulta más importante que quien se contrate sea un profesional con todas sus letras.