archivo

Archivos diarios: abril 10, 2009

El nombramiento de Ángeles González-Sinde como ministra de Cultura no ha podido ser más desafortunado. Sin entrar a juzgar su trayectora profesional o sus cualidades y experiencia para gestionar un ministerio, es un error y casi me atrevería a decir, una provocación, su nombramiento.

Aqui parece que los únicos autores son aquellos que hacen una película o graban un disco, ¿y los que escribimos en Internet?, ¿qué somos?, ¿no somos autores?. La diferencia está en la forma en que tenemos cada cual de considerar la cultura, parece que si cuesta dinero y/o está en un soporte físico es cultura, si está subvencionada todavía más y que si se distribuye gratis no es cultura o es menos cultura.

¿Acaso es menos cultura un post en un blog que la letra de una canción o un trozo de guión de una película?.

Yo defiendo que si alguien decide explotar económicamente una creación lo haga y obtenga por tanto una remuneración económica por ello. Lo que nunca voy a estar de acuerdo es que se intente criminalizar la descarga de material cultural por Internet (sea del tipo que sea), siempre que éstas no tengan ánimo de lucro, porque hacerlo sería ir en contra de lo que ha dado la red y que no es otra cosa que una expansión cultural sin precedentes, poniendo democráticamente en manos de cualquiera con acceso a la misma, los medios necesarios para expresarse y crear cultura, así como acceder a la misma y adquirir un conocimiento que le será útil para su vida personal y la sociedad.

Todos somos autores y a la misma altura y cada cual que explote sus creaciones como crea conveniente, eligiendo si lo explota él o un tercero dentro de una gama de terceros donde se pueda elegir, siempre y cuando esa explotación no afecte a derechos superiores como es la privacidad de las comunicaciones y el acceso libre a la cultura.

Muchas personas restan credibilidad a Wikipedia por la flexibilidad que tiene a la hora de publicarse información en la misma, ya que cualquiera puede editar prácticamente cualquier artículo de la misma. Es cierto que esto puede restar algo de calidad final al producto, pero no es menos cierto que esta flexibilidad permite la proliferación de artículos nuevos y la continua expansión de los ya existentes, en resumidas cuentas, es una autopista para compartir contenidos y conocimientos entre toda la comunidad que tiene acceso a Internet.

Además, los productos que siguen la filosofía Wiki se han extendido en las organizaciones como bases de datos de conocimiento, para documentar proyectos o actividades, etc…, lo que ha hecho que cada vez un mayor número de usuarios esté familiarizado con esta forma de trabajar. Además, no se para de invertir por parte de Wikipedia en herramientas de apoyo que acerque más a todo tipo de usuarios, la posibilidad de edición en la enciclopedia.

Primero fue la Enciclopedia Britannica la que se quejó y ahora viene el anuncio de Microsoft de no seguir invirtiendo en Encarta. El problema de ambas soluciones es la política que seguían para elaborar los artículos que si bien respondían a criterios de intentar conseguir la mayor calidad posible, no podían competir con el crecimiento exponencial de la que es actualmente la enciclopedia de referencia prácticamente para la mayor parte de la comunidad internauta.

Me encantaría ver como Microsoft dona los contenidos a Wikipedia, así como que cada vez una mayor parte de sitios web que generen contenidos alfanuméricos y multimedia lo hagan con una licencia compatible con Wikipedia para que si se considera conveniente por parte de un articulista la pueda utilizar para dotar de más y mejores contenidos a la misma. Y por supuesto también me gustaría ver como empresas y gobiernos hacen cada vez más donaciones al proyecto tanto económicas como en contenidos y fondos documentales, fotográficos, etc…, porque con un esfuerzo razonablemente pequeño se puede conseguir grandes cosas.