archivo

Archivos diarios: abril 24, 2009

En el artículo anterior hablaba sobre la cautividad del cliente respecto al proveedor en procesos de desarrollo de software y con una factoría de software en el trasfondo.

En él exponía que realmente la clave estaba en la calidad del proceso de desarrollo y que si éste se hacía de forma adecuada el efecto de dependencia respecto del proveedor desaparece.

La otra cautividad es la contrario, la de un proveedor respecto a un cliente y esta sí que puede resultar nefasta. Si un proveedor se juega gran porcentaje de su facturación a uno o dos clientes es como jugar a la ruleta rusa. La subsistencia depende de que el cliente siga contratando trabajos, lo que hace que el proveedor esté cogido muy mucho de donde todos nos podemos imaginar.

Es cierto que teniendo uno o dos buenos clientes es todo más sencillo, te centras en ellos, les cuidas, no tienes que estar vendiendo todo el día, etc…, pero si un día el sol no amanece por el este y no te has currado un plan B que sostenga como mínimo la empresa, hay un problemón del quince.