archivo

Archivos diarios: mayo 20, 2009

La capacidad de trabajar horas y horas, día tras día, sostenida en el tiempo, necesariamente influye sobre la productividad (se llega a un punto donde por muchas horas que eches el trabajo no va) y sobre la calidad (cuando ya no puedes más, lo que quieres es terminar, sea como sea).

Es cierto que hay ocasiones en la que no hay más remedio que afrontar los picos de trabajo con horas y más horas de trabajo, en jornada laboral, extralaboral y extra-extralaboral. Pero si se puede, es necesario que el equipo o parte del equipo pueda descansar y volver con más ganas y fuerzas al proyecto.

Personalmente noto muchísimo si no consigo descansar, incluso cuando el motivo de no descansar nada tiene que ver con el trabajo, ya es cuestión de la madurez y profesionalidad de cada uno, saber cuando se tiene que ir más o menos descansado al trabajo.

Al descanso, como elemento fundamental para la productividad y la calidad, yo añado la felicidad, como un factor más importante incluso que el descanso o la motivación.

Ya lo dice Sabina en su canción “Y si amanece por fin”:

“Olvídate del reloj, nadie se ha muerto por
ir sin dormir una vez al currelo, ¿por qué
comerse un marrón, cuándo la vida se luce
poniendo ante ti un caramelo?.”