archivo

Archivos diarios: junio 14, 2009

Todos somos muy aficionados al toreo de salón. Yo por ejemplo en mi blog me atrevo a decir cómo se debe hacer o dejar de hacer las cosas, me atrevo a decirle a las organizaciones cómo deben actuar, me atrevo a organizar departamentos de desarrollo y me atravo a dar lecciones de cómo se dirigen equipos de trabajo y se trabaja en equipo. Y todo eso a través de reflexiones basada en mi experiencia personal (unos escasos seis años y medio), de lo que leo y de lo que observo.

Evidentemente no soy un genio de la informática, tampoco lo soy de al administración de empresas, ni un excepcional gestor de recursos humanos o de equipos de trabajo, pero a mi favor sí que tengo que mi trabajo me lo tomo muy en serio y mi implicación en los proyectos en los que participo es tal, que me ha permitido tener una visión global de todo lo que rodea al proceso de desarrollo del software y de las partes que intervienen en el mismo. Es decir, mis reflexiones pueden estar acertadas en ocasiones, equivocadas en otras, discutibles en muchos casos, pero en todas me baso en situaciones reales y por supuesto en mi visión crítica de las mismas.

Pero claro, como en todos los oficios, hay distintos toreros de salón, y el mundo de la informática está lleno de ellos, seguro que todos conocemos casos de grandes teóricos de la informática, de la gestión de proyectos, grandes gurús del desarrollo del software, que lo más próximo que han visto a un programa de ordenador es el cliente de correo electrónico, el PowerPoint o el OpenOffice.org Impress.