archivo

Archivos diarios: junio 16, 2009

Existen muchas definiciones de desapego. Una que podría resultar aproximada es la capacidad de poder superar la pérdida de algo que aprecias, ya que aunque la aprecies no sientes la necesidad de ella para poder continuar con el día a día, ser feliz y que no te afecte.

Según la definición que acabo de dar desapego y felicidad están conectados, directa o transitivamente, pero conectados.

En el mundo de la informática, sucede mucho (al menos a mi me sucede y por lo que he podido observar a lo largo de mi experiencia laboral, no soy un caso único), que cuando uno trabaja en un proyecto o en un área o tiene una determinada competencia y toca cederlo total o parcialmente, cuesta mucho soltarlo e incluso se intenta por todos los medios no perderlo.

Eso es tener apego y no es bueno, ni para uno ni para la organización en la que se trabaja. Desde el punto de vista personal, me involucro mucho en los proyectos en los que participo y eso influye en el apego a los mismos. Esto es un error y algo que debo trabajar mucho para en la medida de lo posible seguir una posición neutral y ejercer una función, un trabajo, independientemente del proyecto en el que participe, el esfuerzo que haya invertido y el tiempo que dure la vinculación al mismo. Evidentemente conseguir esa posición de neutralidad no es fácil y seguro que conlleva un camino muy largo intentar conseguir el desapego, al menos, en el ámbito laboral, pero los beneficios que conlleva justifican el intento.