archivo

Archivos diarios: junio 18, 2009

Hace unos meses en una reunión donde se proponía el desarrollo de un gran sistema que gestionaba un proceso importante de mi organización, el cual también existía en el resto de organizaciones que comparten el mismo paraguas institucional, uno de los participantes de la misma dijo que los sistemas centralizados estaban obsoletos, anticuados y que lo que molaba eran los sistemas distribuidos, es decir, que cada entidad de la organización gestionase su instancia del proceso como quisiera y después al final se consolidase la información en el sistema central.

Yo no soy a priori partidario de los sistemas centralizados ni de los sistemas distribuidos, creo que hay que estudiar primero el problema, la infraestructura tecnológica que le puede dar soporte y después buscar la mejor solución.

En el caso del sistema que se debatía en la reunión, la solución sencilla es la construcción de sistemas independientes que alimentasen al gran repositorio central, sin embargo presentaba dos inconvenientes que eran importantes tener en cuenta: Al ser un proceso horizontal en la organización hay muchos subprocesos comunes, esto se hace más patentes si subimos la escala y en lugar de la organización tomamos como referencia la institución, esto implicaba repetir la implementación de un mismo subprocesos en distintos sistemas de información, además si no existe una visión común de los mismos, en cada organización o departamento se le puede dar una solución distintas, con la inseguridad desde el punto de vista jurídico que eso conlleva, el coste de implementación (repetir varias veces la solución a un determinado problema) y de mantenimiento. Otro problema importante es la duplicación de datos en repositorios distintos, lo que puede provocar problemas de coherencia en el caso de que los mecanismos de sincronización no estén debidamente ajustados, tengamos en cuenta que en el caso del sistema que nos ocupa debería tener información alfanumérica, cartográfica y documental (y en gran volumen).

Por todo lo anterior yo defendía una solución centralizada, la cual era más complicada de desarrollar ya que necesitaría de instrumentos normativos que obligase a los distintos departamentos a trabajar de una determinada manera y además requería poner a un mayor número de personas de acuerdo. La solución no obstante sería mixta en algunos aspectos, ya que probablemente por motivos de rendimiento, podría ser recomendable que cada organización o departamento manejasen, como mínimo sus propios repositorios cartográficos y documentales, implementándose por tanto los procedimientos de sincronización oportunos.

¿Qué pasó finalmente? Pues que un proyecto tan ambicioso requería forzosamente una gran inversión económica y en la época en la que estamos no está el horno para muchos bollos. Supongo que algún día se retomará y espero que con una solución centralizada.