archivo

Archivos diarios: junio 21, 2009

Hace poco un amigo me preguntó que si me sonaba eso que había escuchado por ahí y que se llamaba “Teoría de la decisión milticriterio discreta”. Le respondí de forma parecida a como me lo explicaron a mi, cuando lo escuché por primera vez:

“Imagínate que hay varias posibles soluciones u opciones entre las cuáles poder elegir, pues bien la teoría de la decisión multicriterio discreta sería algo así como abrir una hoja de cálculo, poner en cada fila las distintas posibles opciones, en cada columna distintos parámetros por los que valorar la opción y darle un valor a la opción para cada uno de esos parámetros, los cuáles no tienen por qué tener el mismo peso. Después sumas los resultados teniendo en cuenta el peso y la que tenga más puntos gana.”

Evidentemente a esta definición habría que aclararle muchas cosas, ya que la Teoría de la Decisión Multicriterio Discreta tiene una importante base teórica por detrás, pero básicamente el objetivo es ese, servir de instrumento para la toma de decisiones cuando hay más de una opción que elegir y hay más de un criterio que contrastar, es decir, tendremos varias opciones, hay que elegir una, hay diversos indicadores sobre los que valorar cada opción y en base la puntuación de los indicadores se escoge la mejor opción. En cierto modo es lo que solemos hacer los seres humanos cuando tenemos que tomar una decisión trascendente, ver los pros y contras de las diversas opciones y elegir la que creemos mejor.

El la teoría de la decisión multicriterio discreta, al tener una base teórica por detrás se tienen en cuenta más detalles, por ejemplo, si hay un criterio en el que las distintas opciones empatan o casi empatan, se podría tomar la decisión de anularlo o asignarle una ponderación inferior a la inicialmente asignada, lo mismo al revés, es decir, si hay un criterio donde las distintas opciones presentan valores dispares podría tomarse la decisión de incrementar su ponderación.

Asimismo, existen diversas técnicas para elegir la mejor opción en función de la valoración de los diversos criterios, como por ejemplo, en lugar de una suma ponderada, considerar como mejor opción aquella que gane en más criterios o utilizar mecanismos de selección más complejos como Electre y Promethee.