Archivo

Archivos diarios: junio 22, 2009

Por regla general nos encontramos con que en muchas organizaciones existen procedimientos que se dictan como reglas generales y que después al no estar suficientemente detallados son interpretados de diferente forma en función de quien lo esté aplicando.

No tener homogeneizado un mismo procedimiento en toda la organización es tremendamente improductivo, además de no garantizar que ante una misma circunstancia todos actuén de la misma forma, lo cual provoca inseguridad jurídica si el procedimiento tiene repercusiones legales.

Si un procedimiento no está reglado en detalle y cada cual lo interpreta a su forma y además lleva mucho tiempo funcionando así, es tremendamente complicado plantear una solución homogénea si no es a través de una instrucción de la dirección de la organización. Por tanto, la homogeneización procedimental requiere sin duda el apoyo de la alta dirección de la organización, la cual debe ser consciente de que si quiere eficiencia debe tomar medidas para conseguirlo.

Además de la instrucción que describa con detalle cómo es el procedimiento y que obligue a hacerlo como se indica es necesario un proceso de gestión del cambio para que todos los implicados comprendan cómo se debe ejecutar el procedimiento y entiendan lo necesario e importante que era el proceso de homogeneización de procedimientos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.198 seguidores