archivo

Archivos diarios: julio 16, 2009

En las organizaciones, existe la tendencia (acertada a mi juicio), de ir concentrando las contrataciones informáticas en grandes expedientes. Los motivos son varios, pero yo destacaría los siguientes:

– La gestión administrativa (y de los responsables de proyectos) requiere un esfuerzo importante, si lo que se trata es de gestionar múltiples contratos.

– Incremento de la eficiencia en los proyectos (costes, gestión y organización). Esto es resultado de poder aprovechar (si se organiza convenientemente y si la contratación está orientada a acuerdos de nivel de servicio) mejor los recursos y poder aplicar mejor las metodologías.

– Mejora en la planificación. Proyectos grandes y duraderos permiten planificar mejor y además responder mucho mejor a contingencias que se puedan producir y que afecten precisamente a esa planificación.

Cierto es que tampoco es una solución perfecta, ya que puede provocar una fuerte dependencia de los proveedores, ya que se externaliza (al ser contratos grandes) parte de un área concreta de gestión de las TICs o incluso un área concreta (desarrollo de software, microinformática, técnica de sistemas, etc…). No obstante, esa dependencia dependerá en gran medida de cómo la organización sea capaz de organizarse y de exigir a los proveedores una correcta gestión de la configuración, transferencia de conocimientos y una posible transición del servicio a otro proveedor en el caso de que sea otro el que gane la continuación del proyecto.