archivo

Archivos diarios: julio 17, 2009

En el anterior artículo, hablaba de las ventajas que tenía desde el punto de vista del cliente los contratos grandes (concentración de tareas en un solo expediente o en varios de gran alcance), en lugar de múltiples contratos. En este voy a hablar de las ventajas que también proporciona este tipo de estrategia para los proveedores, que en cierto modo son bastante parecidas a las de los clientes. Algunas de ellas pueden ser:

– Reducción del esfuerzo comercial. Mantener una empresa grande, a base de muchos contratos pequeños exige, sin duda, un gran esfuerzo comercial, ya que hay que estar continuamente vendiendo (y mucho) para poder mantener el negocio.

– Reducción del esfuerzo administrativo (en la misma línea que lo que sucede con los clientes, se reduce el número de proyectos sobre los que hay que controlar la solicitud de certificaciones y facturación).

– Mejora en la planificación y reducción del riesgo. Los contratos grandes dan estabilidad, se sabe que durante un tiempo se va a tener a un conjunto de personas con carga de trabajo facturable, lo cual puede hacer que la empresa pueda planificar a más largo plazo su política de personal e incluso su política de negocio. Los contratos pequeños dan la inseguridad de que si se tiene una mala racha de ventas, esta afecte de forma directa a la plantilla y por tanto, complique las políticas de personal, estrategias de crecimiento, inversiones, etc…

Por tanto, de igual forma que las organizaciones están tendiendo a sacar expedientes cada vez más grandes, las empresas TICs están haciendo grandes esfuerzos (reduciendo considerablemente el margen de beneficio) por hacerse con ellos, ya que les otorga una estabilidad muy necesaria para la continuidad del negocio.