Todos programadores

Podría considerarse una ventaja para una empresa de desarrollo de software que todo el mundo tuviera la capacidad técnica de convertirse en programadores de un proyecto en un momento concreto, de manera que en un momento dado, un jefe de proyectos o un analista puedan arrimar el hombro y ayudar a sus compañeros en esa tarea.

Sin embargo, esta ventaja se convierte en problema si cuando se mira al equipo de proyecto no se sabe quién es el jefe de proyectos, quién es el analista y quiénes son los programadores, ya que es fundamental que cada cual desempeñe su rol concreto, de lo contrario se perderá el equilibrio en el equipo y seguro que terminarán produciéndose problemas

Un jefe de proyectos es necesario (ya sea, en función de las características del proyecto a tiempo parcial o con dedicación completa), por diferentes motivos: repartir y realizar un seguimiento de los trabajos, dar una coherencia a los mismos y fomentar la reutilización de soluciones para proyectos similares siempre que sea posible, velar por el cumplimiento de los plazos de entrega y el cumplimiento de los requisitos metodológicos propios y del cliente, controlar el coste económico del proyecto, dinamizar el equipo de proyecto, dar solución a los distintos conflictos que se puedan producir en el mismo, solicitar recursos si fuera necesario a los responsables de recursos humanos, controlar las certificaciones, realizar la interlocución con el cliente tanto para recoger requisitos e inquietudes del mismo, como para expresarle cualquier contingencia que ocurra en el proceso de desarrollo de software, reportar a sus superiores de forma periódica y/o a demanda de los mismos el grado de avance del proyecto y la evolución económica del mismo, etc, etc… A todo lo anterior hay que sumarle actividades de carácter comercial, visita a clientes, elaboración de ofertas, etc…

También resultan fundamentales los analistas, como responsables de la recogida de requisitos, de la elaboración de la documentación (modelo y de velar porque los desarrollos software se ajustan a los requisitos, análisis y diseño realizado, además de dar coherencia a los diversos desarrollos en los que participan.

Yo creo en la estructuración clásica de los equipos de proyectos (jefe de proyectos, analistas y programadores (en este grupo incluyo los analistas-programadores), con el soporte adecuado (arquitectos, diseñadores gráficos, maquetadores, etc…). Otros modelos me parecen similares a que si un equipo de fútbol jugase con once delanteros, centrocampistas, defensas o porteros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: