Archivo

Archivos diarios: agosto 5, 2009

Desde aqui, recomiendo a todas aquellas empresas, organizaciones y administraciones que todavía no hayan comenzado a implantar la firma electrónica en sus procesos internos y en aquellos procesos que en los que actúen con terceros que lo hagan.

Con buenos sistemas de información y el uso de la firma electrónica la mejora en los procesos es evidente, ya que cualquier medida que disminuya el tráfico de papel trae consigo una mejora en la eficiencia operativa y de gestión de cualquier organización.

Si a lo anterior se añade que el documento pasa a ser un ente electrónico y que permite ser firmado desde cualquier sitio, permite dar una flexibilidad a los gestores muy importante, ya que no tienen que estar físicamente en la organización para firmar el documento, sino que dicha firma la puede realizar de forma segura desde cualquier sitio.

Lo dicho, si tu empresa, organización, entidad, pública o privada todavía no ha implantado la firma electrónica mi recomendación es que lo haga cuanto antes.

La credibilidad se consigue cumpliendo objetivos.

La credibilidad se consigue cumpliendo plazos.

La credibilidad se consigue con la comunicación.

La credibilidad requiere un esfuerzo, no crece en los árboles.

La credibilidad es frágil y hay que mantenerla siempre viva.

La credibilidad abre puertas.

La credibilidad las mantiene abiertas.

La credibilidad es un valor intangible muy importante para aquellas personas y organizaciones que las poseen.

He escuchado cientos de veces críticas en contra del desarrollo de software no considerándose un producto de ingeniería o considerándose una pseudociencia. Es cierto que no siempre lo es, como tampoco lo son muchas de las obras que se consideran como tales.

La construcción es una ciencia que tiene más de cinco mil años. El desarrollo de software tiene, como todos sabemos, unos cuantos años menos. Es por eso, por lo que comparar una cosa con la otra es totalmente injusto, ¿será el proceso de desarrollo de software dentro de 5000 años igual que ahora? lo dudo mucho.

Por otro lado, no es comparable el software con la construcción, ya que el software no se fabrica, sino que se desarrolla, ya que en su inmensa medida son productos hechos a medida en constante evolución. Aqui no se trata de ensamblar componentes prefabricados que verifiquen las leyes de la física, sino que se trata en la mayoría de las ocasiones de desarrollar sistemas de información a partir de piezas pequeñas de código. Es cierto que la ingeniería del software, los patrones de diseño, la programación orientada a objetos y la reutiliización de librerías, componentes, análisis, etc… van en la dirección adecuada de convertir al software en un proceso de desarrollo industrializado, todavía queda mucho camino por recorrer (es más, como ya he comentado en la serie de artículos sobre la producción industrializada de software, hay mucho cuento a día de hoy en la utilización de ese concepto).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.198 seguidores