Archivo

Archivos diarios: agosto 16, 2009

Siempre he pensado que la mejor forma de conseguir metas importantes es plantearse metas importantes. Si nos planteamos metas más pequeñas sólo lograremos metas pequeñas.

Lo más que puede pasar es que si no se consigue llegar a la meta importante que se ha fijado, nos quedemos próximos a ella, que siempre será mucho más lejos que si la meta inicial que nos hubiéramos planteado fuera pequeña.

Ahora bien, pensar en grande, debe implicar una serie de aspectos:

- Se debe tener en cuenta, siempre que para llegar a la meta final, hay que pasar por muchas metas intermedias.
- Se debe saber en qué consiste esa meta final y qué objetivos se persiguen en cada meta intermedia.
- Marcarse tiempos para conseguir la meta final y las metas intermedias puede suponer un lastre que perjudique la consecuención de los objetivos.
- Debe tenerse presente que la meta final, pese a ser un objetivo posible, puede que no se lleve a cabo y que puede ser una muy buena recompensa quedarse en alguna de las etapas intermedias.
- Para llegar a la meta final o alguna etapa intermedia, es importante creer que se puede llegar a la meta final (que otros crean o no crean en ella no debe ser ni siquiera algo secundario).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.202 seguidores