archivo

Archivos diarios: agosto 18, 2009

Otro factor importante son las personas, que gracias a la información recibida sobre la materia, cada vez solicitan menos los servicios o productos que llegan vía spam. No obstante, los métodos de engaño del spam son cada vez más sofisticados y hay que tener en cuenta de que hay mucha población en el mundo que se está incorporando a Internet y son estos, por tener menos cultura en la red, los que son más vulnerables a los ataques, es decir, ellos están pasando por lo mismo que pasamos todos los demás cuando surgió el spam, con el agravante de que los métodos para conseguir el engaño son mucho más sofisticados.

Pese a todo lo indicado, el spam continua ahí y sigue siendo un gran problema dado el elevado volumen que se envía al día y el uso que hacen de los recursos de Internet (generan un tráfico muy importante en la red, el cual comparte recursos con el tráfico normal de información). El spam continuará mientras haya personas que sigan haciéndoles caso: compren servicios o productos, proporcionen información, caigan en los timos, etc… Y desgraciadamente esto no se conseguirá en años, aunque la proporción envíos aceptaciones sea cada vez mayor.

Un dato que viene a refrendar lo vivo que está el spam nos lo proporciona Kaspersky Lab que indica que en el mes de junio la proporción de spam respecto al conjunto del correo electrónico era del 84% (simplemente pensando en la cantidad de correos normales que enviamos y recibimos al día cualquiera de nosotros, multiplicado por el número de personas que tienen acceso a Internet y calculando el 84% de todo eso, da una cifra realmente escalofriante). Esta cifra nos da a entender el daño tan grande que hace el spam a Internet, los proveedores de acceso a Internet y a los Departamentos de Sistemas, que independientemente de que utilicen mecanismos para que el spam no llegue al correo del usuario final, tienen que dedicar importantes recursos técnicos y de infraestructura para luchar contra él.

Pero no solo el spam genera ese colapso en el tráfico de Internet y un consumo de recursos en las organizaciones, sino que los robots de búsqueda que utilizan las bandas o particulares que generan spam, para localizar direcciones de correo electrónico (principalmente) en los sitios web, provocan un consumo de recursos importantísimo en las infraestructuras de las organizaciones y en las máquinas que soportan los servidores de aplicaciones (para ver la influencia que tiene no hay más que comparar las estadísticas de acceso a una web que se tienen a partir de técnicas de logs y las que se obtienen con servicios como Google Analytics, resulta igualmente escalofriante).