De todo

Unos de los principales inconvenientes que tengo en el desempeño de mi trabajo (y debo ponerle remedio algún día) consiste en la gran variedad de tareas que realizo, que van desde tareas muy operativas hasta tareas que están muy por encima de mi puesto de jefe de proyectos.

El inconveniente no trata de que no me guste realizar esas tareas, antes al contrario, tanto las operativas como las de alto nivel me gustan muchísimo, cada una me aporta cosas, las primeras me permiten no perder el pulso del trabajo del día a día, de estar inmiscuido en los procesos, en el trato con los usuarios, con mis compañeros y las segundas intentar llevar a la práctica mis esquemas mentales de cómo deben hacerse determinadas cosas. El inconveniente es que en demasiadas ocasiones ambas cosas me restan tiempo para mi trabajo como jefe de proyectos y también en demasiadas ocasiones la proporción de tiempo que dedico a tareas de carácter operativo supera con creces a las tareas de nivel táctico y estratégico. Por este motivo necesariamente y ya lo llevo aplicando desde hace un tiempo, voy desligándome poco a poco de las tareas de carácter operativo, lo que repercute en una mayor disponibilidad de tiempo para las tareas de jefe de proyectos y aquellas otras tareas que me tienen encomendadas en mi departamento.

Un aspecto importante, los que hayáis leído mi artículo sobre los roles de las personas en las organizaciones, podréis ver una contradicción entre el contenido del mismo y lo que comento en este post y en el caso personal que acabo de comentar. Sobre esto comentar algunas cosas:

– Aunque es cierto que la realización de otro tipo de tareas me quitan tiempo, la parte fundamental y nuclear de las tareas que realizo están relacionadas con la dirección de proyectos informáticos, siendo para mi prioritario la realización de las mismas.

– Entre el negro y el blanco, hay toda una escala de colores. Asumir un rol no debe implicar falta de flexibilidad para realizar o asumir otras tareas de forma puntual o con una mayor persistencia en el tiempo, sino el ser consciente que el nuevo rol debe ser la porción más importante de la jornada laboral.

– La organización a la que pertenezco tiene muy poca flexibilidad, por lo que muchas de las tareas que realizo, las hago para cubrir huecos no cubiertos en procesos y apoyar la realización de determinadas tareas para los que no existen puestos de trabajo específicos en mi organización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: