archivo

Archivos Mensuales: octubre 2009

Durante mis vacaciones coincidí en mi hotel con un actor que hace unos nueve o diez años tenía una gran popularidad gracias a su papel en un serie de televisión de moda en aquel momento. No tenía noticias de él desde hace bastante tiempo, por lo que cuando llegué a casa miré por curiosidad cuál había sido su trayectoria estos últimos años y en el mundo de la televisión o del cine su presencia había sido testimonial. Seguro que él sigue ganándose sus habichuelas de manera muy digna, haciendo teatro o cualquier otro tipo de actividad, pero evidentemente ya no es lo mismo que antes.

¿Por qué cuento todo esto? Porque es un ejemplo más de lo importante que es aprovechar el momento, aprovechar cuando tienes éxito e intentar conseguir todo lo posible mientras te encuentras ahí. Esto lo tienen muy claro, por ejemplo, los futbolistas de primera división que pese a que ganan cantidades desorbitadas de dinero (por mucho que ellos sean los protagonistas del espectáculo futbolístico, nunca compartiré ni lo que se paga por ellos, ni lo que cobran (pero eso es otra historia)), miran hasta el último céntimo de euro que pueden ganar, porque saben que su vida tras el fútbol es un tanto incierta y están acostumbrados a un tren de vida al que les resulta complicado renunciar.

El éxito puede ser efímero o muy duradero y en cualquiera de los dos casos, hay que sacar todo el beneficio que se pueda. Algunos ejemplos de personajes que tuvieron un éxito relativamente (digo lo de relativamente, porque algunos de los que voy a mencionar estuvieron varios años en la cresta de la ola) efímero y que por el motivo que fuera (ellos mismos, el público, malos consejeros, saturación, no haber conseguido evolucionar, aparición de competidores que ocuparon su puesto en el mercado, etc…) dejaron de tener un éxito similar al que tuvieron en su momento más álgido, los tenemos en Ralph Macchio (Karate Kid), Macaulay Culkin (Solo en casa), Jaleel White (Steve Urkel/Cosas de casa), el grupo Take That, etc… Si ellos supieron sacar el máximo beneficio económico durante el tiempo en que estuvieron en lo más alto habrán podido paliar épocas donde su repercusión fue más discreta y lo mismo pudieron hacer inversiones que les asegurasen una estabilidad económica futura (esto no sucede en muchos casos y habremos visto o leído situaciones de personajes que fueron muy populares en un momento dado y que se arruinaron después).

Lo que quiero decir con este artículo es que evidentemente cualquier persona u organización debe intentar sacar el máximo rendimiento posible cuando se tiene éxito, en primer lugar porque el presente es lo único que existe realmente y en segundo lugar porque el mañana es lo único que existirá realmente, es decir, es como si te dicen, tienes una hora para coger todas las monedas que quieras de esa piscina de monedas de oro y te limitas a coger monedas sólo durante diez minutos pensando en que mañana, pasado y el otro te van a dar la oportunidad de seguir cogiendo otras monedas, si eso no es así y se termina cerrando tu acceso a la piscina, te acordarás de no haber aprovechado la oportunidad que se te brindó.

Aprovechar el momento no debe consistir sólo en ganar dinero, ya que tan negativo como quedarte dormido y no aprovechar tus momentos álgidos es quedarte dormido en una situación de autocomplacencia. Yo entiendo que el éxito se tiene que aprovechar para asegurar en la medida de lo posible lo que vendrá mañana y dar una estabilidad a tu persona o a tu organización y ambas cosas son compatibles (aprovechar y vivir el momento, mirando de reojo al día de mañana). Vivir el éxito con los ojos cerrados debe ser directamente proporcional a recordar con los ojos abiertos lo que tuviste y ya has dejado de tener. Un ejemplo claro de lo que acabo de contar lo tenemos con el ladrillo, donde muchas personas y empresas han ganado mucho dinero y otras muchas después de ganar mucho dinero lo han perdido todo e incluso más. Si el éxito permite abrir puertas, evolucionar y crear bases sólidas, ¿por qué no se intenta aprovechar esas oportunidades?.

Muy pocas empresas o personas pueden disfrutar de un éxito estable, ya que la vida es muy senoidal y hoy estás arriba, mañana abajo, pasado un poco más arriba y así sucesivamente, por ese motivo si no se aprovechan las épocas donde las cosas van de cara no tendremos solidez o estructuras que permitan paliar o reducir los efectos de aquellas eṕocas donde las cosas no nos vayan tan bien.

Anuncios

Otro error muy común en el proceso de desarrollo de software (y en el que yo también he caído) es olvidar que el producto que se está implementando no es para nosotros sino para el usuario final e independientemente de que tengamos la sensación de que conozcamos perfectamente lo que quiere el usuario o que dominamos la materia, tenemos que buscar hasta donde sea posible la implicación del usuario, no solo durante el proceso de definición del sistema, sino durante el proceso de construcción.

Si los que nos dedicamos al desarrollo de software, que ya tenemos una cierta experiencia en abstraer problemas, nos encontramos con dificultades en numerosas ocasiones para llevar a un programa de ordenador un determinado proceso y nos damos cuenta muchas veces cuando se está construyendo que hay piezas que no encajan, ¿podemos pedir al usuario que tenga esa misma capacidad de abstracción?, algunos pensaréis: “era obligación del usuario leerse el análisis”, ¿de verdad pensáis que el usuario puede llegar mucho más allá del análisis de requisitos, de la descripción de casos de uso, de la revisión de las interfaces de usuario y su navegación?, salvo que el sistema no sea excesivamente grande, que los entregables que acabo de indicar se realicen de la forma más completa, exacta y clara posible, y que el usuario se esmere en repasarlos (y aún así), quedarán resquicios que cuanto más se tarden en corregir más costosos serán para el desarrollador.

Lo que acabo de comentar en el párrafo anterior no es un vale todo para el usuario, es decir, éste debe asumir su responsabilidad en el proyecto y de alguna u otra forma se lo tenemos que hacer ver. El desarrollo de software no se hace con una pizarra y una tiza, donde se puede borrar y volver a escribir libremente, es un proceso tan complejo en el que no vale la barra libre. Lo que vengo a comentar es que en el desarrollo de software se debe ser consciente de que cuanto más se tarde en detectar un error más vale corregirlo y que los usuarios en la mayoría de los casos no toman conciencia del programa y de los problemas hasta que se enfrentan a él. Como podéis ver se trata prácticamente de dos extremos, de hecho cuanto peor se hagan las cosas (por parte del desarrollador y del usuario (por no hacer frente, este último, a su responsabilidad)) se cumplirán ambos extremos, lo que provocará que el proyecto salga caro (lo cual puede repercutir sobre el usuario o sobre el desarrollador (más bien, sobre este último)) y que la calidad del mismo se vea muy perjudicada.

Por tanto, es importante que no olvidemos que las aplicaciones se desarrollan para los usuarios y que por tanto hay que buscar la mayor implicación posible por parte de los mismos en todo el proceso de desarrollo de software. ¿Qué el usuario no se implica? Hay que intentar que siempre quede patente este hecho (evidentemente hay que saber hacerlo con tacto), ya que más adelante si el proyecto no ha salido como debía y hay que empezar a parchear, que todo el gasto de ese parcheo no repercuta directamente sobre el desarrollador.

Hay un dicho muy utilizado que dice que si algo funciona no hay que tocarlo (muy usado en el mundo del desarrollo de software y con mucho acierto) y puede ser válido en la mayoría de los casos en el mundo de los negocios.

No obstante, el mercado tiene a no permanecer estático ya que su equilibrio depende de un gran número de variables y además ese movimiento puede realizarse a distintas velocidades. Esto implica que si una determinada forma de hacer negocio funciona en un momento concreto del mercado, no tiene por qué funcionar en otro, de manera que si se quiere seguir funcionando con un nivel de éxito similar es necesario adaptarse al mercado (y cuanto antes comience ese proceso de adaptación, por la detección temprana del cambio de marco, menor será el impacto que sufrirá la empresa).

Con el cambio de mercado (y/o de las reglas del juego del mismo) se produce una adaptación de su ecosistema al mismo, en el que los que hayan conseguido evolucionar antes y darse cuenta de las nuevas variables tendrán más posibilidades de tener éxito en este nuevo entorno, los que no evolucionen o evolucionando lo hagan más tarde también tendrán dificultades al existir otras empresas ocupando su hábitat y que se han convertido en tan fuertes o más fuertes que la suya y con las que tendrá que competir para conseguir alimento (negocio).

Un ejemplo de lo que acabo de comentar lo tenemos en Microsoft que no se llegó a subir a tiempo a lo que es Internet y la WWW y tras muchos años y muchísimo dinero invertido sigue sufriendo a día de hoy las consecuencias de su inmovilismo inicial ante el mercado y su ecosistema.

La evolución del mercado crea oportunidades y puede provocar problemas, todo depende de la capacidad de poder predecir sus movimientos, de detectar cuando comiencen a hacerse, de las decisiones que se tomen y de lo que se tarde en aplicarse.

En un mercado tan inestable (ante la continua evolución de la tecnología y la innovación) como es el TIC en general y el desarrollo de software en particular, la capacidad de adaptación resulta esencial para poder sobrevivir. Es cierto que las empresas fuertes, con una red de clientes sólida y solvencia técnica son más estables a estas oscilaciones que las pequeñas, pero nunca deben olvidar por un lado lo que le pasó a Microsoft y por otro de que la competencia con otras empresas fuertes desgastan y que la tendencia de este tipo de empresas es hacerse con todo el negocio posible y que evidentemente el mercado es finito y la parte de su pastel que se coma otro es una parte del pastel que no te comes tú.

Pese a que es un sistema que cuenta con un gran número de ventajas, no se termina de apreciar un importante grado de implantación en las organizaciones y cuando digo implantación, no me refiero a un uso esporádico de esta tecnología, sino a su integración en la realización de determinadas tareas en distintos procesos de las mismas. En este artículo voy a pasar a analizar cuáles son, a mi juicio, las ventajas e inconvenientes de este tipo de sistemas.

La principal ventaja de las videoconferencias ya sea en comunicaciones 1:1, 1:N, N:N o N:M es sin duda la eliminación de la necesidad de desplazarse para que un grupo de personas puedan comunicarse. Esto no es ninguna tontería sobre todo si lo medimos en criterios económicos y de ahorro de tiempo, es decir, ¿cuántas veces hemos tenido que desplazarnos cientos de kilómetros para una reunión que ha durado un par de horas?,v¿cuánto cuesta mantener esta forma de funcionar al año?. Además y, como consecuencia de lo anterior, incrementa la disponibilidad de los intervinientes en la misma.

Esas ventajas, desde luego son lo suficientemente importantes como para que cualquier organización pueda plantearse el uso de las mismas. No obstante, el éxito de la implantación de un sistema de estas características dependerá de una serie de factores:

1) Un factor muy importante son las características de la organización en la que se pretende implantar, es decir, si no existe mucha dispersión geográfica entre las diferentes sedes, no existe la necesidad de reunirse con frecuencia, el resto de organizaciones con las que mantiene contacto no tienen implantado un sistema de estas características, etc… serán circunstancias que provoquen que al no ser un elemento que mejore sustancialmente los procesos y además ahorre dinero, dificultarán la implantación de un sistema de videoconferencia. Por tanto, la cuestión no es intentar meter esos sistemas con calzador, sino realmente estudiar si merece la pena en función de las características y circunstancias de la organización.

2) Otro factor son los usuarios, ya que independientemente de que pueda resultar beneficioso, si éste no decide cambiar de costumbres, no le ve las ventajas o es el único que se interesa en esto, probablemente la implantación se encuentre con problemas. Si los usuarios no quieren, será difícil por tanto conseguir que este tipo de sistemas tengan durabilidad y/o utilidad en la organización. No obstante, en bastantes casos se puede atajar este problema mediante instrucciones por parte de la dirección y en otros intentar conseguir que los usuarios entiendan los beneficios para ellos y la organización mediante un completo proceso de gestión del cambio.

3) Ya lo he indicado en el punto número 1), pero no está de más recordar que si en una videoconferencia tiene que haber bidireccionalidad, la otra parte también debe emplear un sistema de estas características, es decir, una empresa dedicada a la exportación de determinados tipos de artículos puede ver las indiscutibles ventajas de utilizar este tipo de sistemas para reducir el número de viajes a los diferentes países con los que opera y por tanto reducir costes, pero claro, si el resto de de empresas con las que trata no acostumbra a utilizar este tipo de sistemas no se conseguirá el objetivo que se marcó al realizar la implantación de la videoconferencia como otro medio de comunicación más.

Ya hemos visto, algunas de las principales ventajas de la implantación de este tipo de sistemas, no obstante, tampoco hay que ir al extremo de pensar que gracias a la videoconferencia se eliminarán todo tipo de reuniones, ya que en muchos casos y circunstancias será más aconsejable el trato personal directo.

Por tanto, se trata de la incorporación de una utilidad más, como en su día lo fueron el teléfono, el fax, el correo electrónico, etc… para poner en comunicación personas y que utilizada en un entorno y circunstancias favorables a su implantación tiene consigo grandes ventajas, tanto para las personas como para la organización.

No hace falta ser un experto en tendencias en Internet, ni leer estudios como este de Nielsen en el que se indica que los americanos pasan el triple de tiempo que hace un año en redes sociales y en blogs (concretamente se ha pasado de un 6% en agosto de 2008 a un 17% en agosto de este año), para darse cuenta de hacia donde se está dirigiendo la atención en la red de redes, y esto no se puede considerar ya una moda, las redes sociales, los blogs (que surgieron mucho antes) vinieron para quedarse, independientemente de que las empresas que hoy copan el mercado no lo sean dentro de unos años o las redes sociales evolucionen hacia nuevos modelos de comunicación y/o negocio, es decir, lo mismo dentro de un par de años sale un nuevo producto o una nueva idea que termina concentrando la audiencia, pero lo más probable desde mi punto de vista es que la filosofía de funcionamiento, colaboración social, sea en esencia similar a la que existe en la actualidad.

Si una gran parte de la atención se concentra en ese tipo de sitios, no resulta lógico que no se utilicen como fuentes para captar clientes, de hecho, como ya he contado en otros artículos, son muchísimas las empresas y organizaciones que realizan labores de marketing utilizando esas herramientas y que cada vez son más (y serán más), ya que se dan cuenta que la inversión que se requiere es mínima y que los beneficios que se pueden obtener con la misma son muy grandes. Además, empresas como Dell han demostrado que ese potencial se puede monetizar, así que, ¿por qué no aprovecharlos?.

Es cierto que muchas organizaciones tienen sus dudas sobre la utilización de estos medios debido a que evidentemente generan debate, conversación y opinión y no tienen por qué ser favorables a la misma, ya que una cosa es que te critiquen y otra es poner más medios que mantienes tú, para que te sigan poniendo de vuelta y media. Ese riesgo existe y también conviene ser conscientes de ello, para luego evitar sorpresas. En cualquier caso, los blogs tienen mecanismos de moderación de comentarios, que permiten que no se tengan en cuenta opiniones insultantes (no se debe utilizar para censurar opiniones críticas) y en el caso de las redes sociales, siempre existe la posibilidad de bloquear usuarios. Los blogs y las redes sociales no son sujetos pasivos y unidireccionales, si se quiere que tengan éxito, necesariamente se debe permitir, favorecer, fomentar y respetar la participación, por ese motivo las críticas forman parte del juego y hay que saber aceptarlas, como también ponerles un límite cuando se pasa de la crítica al insulto.

La participación en redes sociales y blogs, no solo son pueden ser positivas en cuanto al aspecto económico o del marketing, es también cuestión de imagen, de dar apariencia de empresa moderna (es importante parecerlo además de serlo, no se puede vender innovación y estar de espaldas a la red) y de mostrar al mundo que tu empresa y tus productos existen, ya que seguro que hay otras empresas que se dedican a lo mismo y con productos peores (e incluso con peores condiciones de precio) que tienen mejores resultados de ventas, por el simple hecho de que a ellos le conocen y a la tu empresa no.

Eso de que te conozcan entiendo que siempre es positivo, por ejemplo, supongamos una oferta de trabajo de una empresa no conocida con otra empresa conocida (y que no tenga mala fama) y que ofrecen unas condiciones laborales parecidas, ¿qué empresa captará a priori un mayor número de candidatos?.

He dicho que la inversión es mínima, pero hay que invertir, sobre todo en tiempo, ya que hay que generar contenidos y que además, estos sean apropiados, ya que peor que no tener identidad en Internet es tener una mala identidad. Además, se requiere tiempo para seguir las reglas de la web 2.0 y estar atentos para responder si procede a la conversación que se puede iniciar en los diferentes medios donde se han publicado los contenidos (también se necesita tiempo para moderar los comentarios). En cualquier caso, se dan las circunstancias apropiadas para poder competir prácticamente de igual a igual en este segmento del marketing con tu competencia más directa, los cuales en muchos casos no se han subido todavía al carro de las redes sociales y en el caso de que hayan dado el salto, salvo que hayan invertido de forma considerable y emitan por más canales y/o generen contenidos de calidad con una gran frecuencia y/o tengan personal dedicado si no exclusivamente sí con bastante tiempo a esta tarea, las características del entorno permiten igual bastante las fuerzas.

Un aspecto importante es que el simple hecho de abrir un blog, crear una cuenta en Twitter, en Facebook, en Tuenti o en las redes sociales que se estimen oportunas, no asegura que se genere atención. Por tanto, hay una inversión (en tiempo) y no se garantiza el éxito y en el caso de que se consiga el mismo, puede tardar en llegar, esto es así y conviene tenerlo en cuenta. La atención se gana, no se regala y por tanto, lo que se comparte con la sociedad debe causar interés, a lo que favorecerá en gran medida el interés que sea capaz de crear la marca de tu empresa. Por tanto, no basta con publicar por publicar, sino que además dichos contenidos deben contribuir a una buena imagen de la empresa y además atraer y retener la atención del segmento de público que interese.

Sé que este título puede parecer extraño para quien lea con asiduidad mi blog, ya que los que lo hacen sabrán que estoy a favor del software libre (eso sí, de forma moderada y no centrando mi atención exclusivamente en Microsoft, ya que como he comentado en otro artículo hay otros desarrolladores de software propietario que se aprovechan precisamente de que la mala fama se la lleve el gigante de Redmond) y que mis deseos son que Linux domine en un futuro el mundo de los sistemas operativos, así como que vayan surgiendo soluciones libres en todos los ámbitos de las aplicaciones que terminen por imponerse a sus equivalentes propietarios.

¿Por qué deseo suerte a Windows 7? Pues porque pienso que es bueno para la innovación y no porque tenga esperanzas que Microsoft libere su código, sino porque si el sistema operativo tiene éxito obligará al resto a seguir mejorando (muchos pensarán que Linux ya es mejor que Windows 7 y los usuarios del sistema operativo propietario Mac OS X dirán más de lo mismo, es posible que así sea, pero no siempre el mejor domina y si el que domina presenta un producto mejor que los que venía sacando en los últimos años y Windows 7 sí que mejora a los precedentes, tocará seguir innovando y mejorando para seguir acortando las distancias).

La competencia dará lugar a mejores productos (y ojalá que los libres evoluciones mejor y más deprisa) y los beneficiados seremos los usuarios.

También es cierto que el éxito de productos propietarios puede retrasar o peligrar la implantación de las soluciones libres y lo digo evidentemente por los que no vienen utilizando este tipo de soluciones, ya que centrándonos en los sistemas operativos y en el caso que nos ocupa, por muy bueno que sea Windows 7 no lo voy a cambiar por el Ubuntu que tengo instalado en mi ordenador doméstico y lo mismon harán el 99’99% de los que utilizan alguna distribución Linux. Es cierto que ese riesgo existe, pero desde mi punto de vista el dominio del software libre debe verse motivado porque sea igual o mejor que sus competidores y que esa mejora venga a través de la innovación y no por el estancamiento o falta de progreso de la competencia.

¿Qué permite que se llegue antes a tu sitio web la calidad o los contactos?. Sin lugar a duda los contactos, después la falta de calidad de tu sitio web, blog, etc… puede hacer que no se consiga retener a la audiencia, pero la calidad tarda bastante más en hacer que tu web llegue a un colectivo amplio ya que aunque se genere atención la propagación de la misma hacia una audiencia mayor requiere de bastante tiempo (y esfuerzo).

De todo esto tiene mucha culpa Google y su PageRank que si bien tiene medio millón de variables no todas parecen pesar lo mismo y entre las que tiene más peso está el número de enlaces a un sitio web y que a su vez esos sitios que te enlazan tengan peso.

No quiero que se entienda como una crítica a Google, de alguna manera su algoritmo tiene que elegir los sitios web más relevantes y desde luego el éxito que ha tenido el buscador de Google no hace más que corroborar que no se han equivocado.

Pero no sólo Google tiene que ver, es decir, si tu sitio web es enlazado o referenciado en otros sitios web (además con tiempo de permanencia en la red y con sitios web con un PageRank bueno o aceptable) se generará de forma indirecta atención, eso sí, como comenté antes, los contactos solo sirven para que se llegue al sitio web, la permanencia es otra historia, requiere otros ingredientes, ya que la atención directa no se regala, se gana.

¿Esos otros ingredientes tienen que ver con la calidad? La calidad desde mi punto de vista es importante, pero para llegar a un colectivo amplio no es condición suficiente (e incluso necesaria) la calidad. Por ejemplo, yo puedo tener un sitio web que hable sobre un equipo de fútbol de segunda regional con una calidad exquisita, pero que no interese a nadie y sin embargo puedo tener otro que hable de prensa rosa en el que me limite a indicar titulares de lo que se comenta en la tele y tener éxito. Por tanto, que los contenidos puedan interesar resulta también un factor importante (un aspecto que quiero puntualizar es que en este artículo mis reflexiones están dirigidas en qué factores pueden influir en que se genere atención o no en un sitio web y que esa atención sea relevante para el colectivo de usuarios de la red (una visión generalista de los mismos) que hablen tu mismo idioma o tengan intereses o inquietudes similares a los tuyos, pero eso no quiere decir que no pueda ser igualmente válido un sitio web dirigido a un público muy concreto y que genere atención dentro de ese grupo).

Otro factor puede ser el marketing que se haga de tu sitio web (antes de alguna manera ya me referí a eso cuando hablé de los contactos), ya que si se habla bastante de él va a generar espectación e incluso en atención (aunque sea transitiva o se limite a una sección concreta del sitio web o a unos artículos concretos del blog). Internet nos proporciona medios (bastante económicos, en comparación con otros medios tradicionales) para dar a conocer nuestro sitio web y poder competir contra otros que tienen mejor posicionamiento en los buscadores.

También pesa mucho la competencia, cuanto más sitios web traten de lo mismo que tú, más obligará a intentar que tenga la mayor calidad posible y desarrollar contenidos de interés. Para generar atención, se tiene que llegar primero a tu sitio web, eso hace que en este caso los contactos y el PageRank puedan hacerte la vida más fácil.

Seguro que hay más factores, pero entiendo que estos cuatro son muy importantes: calidad, contenido de interés, marketing y competencia para generar y mantener la atención.