Caminos y metas

La única forma de llegar a algún sitio es saber a dónde se quiere ir. Si no se tiene un objetivo, será como navegar sin rumbo, sin ninguna referencia. Una organización sin objetivos es la nada.

Sí, la nada, porque a la nada lleva no saber a donde ir, el dar vueltas sobre sí misma, dar vueltas en círculos. Es como perderte en el desierto y ponerte a contar granitos de arena en lugar de intentar buscar una salida.

Una organización debe tener objetivos y aunque la selección de objetivos sea errónea siempre será mejor darse la oportunidad de que funcionen a no tener nada.

Si existen objetivos, hay un punto de partida (la situación actual) y un punto final (a donde se quiere llegar), ese camino, más o menos largo entre lo que hay y lo que se quiere es medible y si se puede medir se puede mejorar. Lo mismo no se llega nunca al objetivo que se persigue o lo mismo se tarda más de lo previsto, pero ¿no será mejor eso que permanecer inmóvil sin saber qué es lo que se quiere?. El inmovilismo de una organización lo mismo podría valer en un mundo que no diese vueltas, que no avanzase, que no progresase, pero hay que ser conscientes que cada segundo que se está parado es un segundo más que te sacan los competidores que están por delante tuya y un segundo más que te recortan los competidores que están por detrás. Mientras se queda uno contemplando el celeste, puede ser que se haga de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: