archivo

Archivos diarios: octubre 4, 2009

Me parece demasiado lenta la implantación de la firma electrónica sobre todo en el ámbito privado. Lo que hace unos años resultó un boom, por la apuesta que hicieron sobre todo las Administraciones Públicas, hoy en día tiene un crecimiento demasiado lento en nuestro país, algo que resulta extraño, ya que el uso de la firma electrónica, junto con otros productos secundarios como portafirmas electrónicos, verificadores de firma electrónica, registros electrónicos de entrada/salida, gestores documentales (junto a una correcta política de metadatos y persistencia de los documentos) sólo trae ventajas (de los productos y soluciones que acabo de indicar no son necesarias todas para hacer una implantación de un gestión basada en firma electrónica).

¿Qué supone un cambio importante en la filosofía de funcionamiento de una organización, acostumbrada al envío y recepción de papel físico? Pues sí, puede serlo, pero una vez superado el obstáculo de la adaptación los beneficios son tangibles en los procesos (todo fluye más deprisa ya que no hace falta estar enviando y recibiendo papeles) y por tanto tiene consecuencias positivas en lo económico (además de ventajas medioambientales por la reducción en el consumo de papel).

Como todo cambio significativo, la implantación de la firma electrónica debe ser debidamente planificada y debe existir un correcto proceso de gestión del cambio, no es algo que deba realizarse de forma precipitada, ya que supone un nuevo enfoque de cómo se realizan las actividades ordinarias de la organización y como tal tiene impacto en el funcionamiento de la misma (y todos conocemos los problemas que pueden producirse si la actividad de una empresa no funciona adecuadamente).

Ya lo comenté hace poco en un post, la implantación de la firma electrónica es recomendable (y me atrevería a decir necesaria para cualquier organización), teniendo en cuenta además que en el mercado existen soluciones de firma y autenticación electrónica a un precio bastante reducido (de hecho el retorno de la inversión es prácticamente inmediato). Sé que es complicado abandonar el papel, ya que son muchos años trabajando de una determinada manera y todavía existen muchos recelos ante lo que es la firma electrónica, pese a que es una tecnología muy segura, pero si no se intenta seguro que no se consigue.

Anuncios