archivo

Archivos diarios: octubre 22, 2009

Ya nos pasó a todos cuando estudiábamos. Cuando más conseguíamos rendir era en los días previos a los exámenes. Muchas veces ese sprint final permitía que llegásemos al aprobado o consiguiéramos mejores notas, pero si se dejaba todo en manos de ese último impulso podría ocurrir que no diera tiempo de estudiarnos todo el temario con la suficiente profundidad y suspender (o no sacar la nota que nos habíamos marcado como objetivo).

Los seres humanos somos así, la cercanía del momento decisivo hace que nos pongamos las pilas y empecemos a rendir con el nivel que hubiéramos deseado desde el principio.

En el proceso de desarrollo de software se repite, como no podría ser de otra forma, esta máxima, normalmente la proximidad de una fecha de entrega mejora el rendimiento y productividad del equipo (por regla general, también la cantidad de tiempo que se dedica al proyecto, empujado por la necesidad de querer cumplir los plazos). También es cierto que la mala evaluación de las fechas de entrega, siendo demasiado exigentes en muchos casos, obliga en gran cantidad de ocasiones a hacer este sprint final por mucho que se apriete o se mantenga un nivel alto de rendimiento en todo el proyecto.

Por tanto, el sprint final va a ser necesario en la mayoría de los proyectos de desarrollo de software (esos famosos picos de trabajo), que va a durar más cuanto peor esté estimado el proyecto en tiempo y/o recursos (picos de trabajo continuos (y que darán lugar además de tener quemado al equipo del proyecto a una merma en la calidad del producto y a un más que probable retraso en la entrega)) pero que en cualquier caso es necesario mantener un ritmo constante para terminar el proyecto en fecha, ya que si no se ha avanzado lo suficiente antes del sprint final será muy complicado que se puedan cumplir los plazos con un nivel de calidad aceptable.

Anuncios