La evolución del mercado y su ecosistema

Hay un dicho muy utilizado que dice que si algo funciona no hay que tocarlo (muy usado en el mundo del desarrollo de software y con mucho acierto) y puede ser válido en la mayoría de los casos en el mundo de los negocios.

No obstante, el mercado tiene a no permanecer estático ya que su equilibrio depende de un gran número de variables y además ese movimiento puede realizarse a distintas velocidades. Esto implica que si una determinada forma de hacer negocio funciona en un momento concreto del mercado, no tiene por qué funcionar en otro, de manera que si se quiere seguir funcionando con un nivel de éxito similar es necesario adaptarse al mercado (y cuanto antes comience ese proceso de adaptación, por la detección temprana del cambio de marco, menor será el impacto que sufrirá la empresa).

Con el cambio de mercado (y/o de las reglas del juego del mismo) se produce una adaptación de su ecosistema al mismo, en el que los que hayan conseguido evolucionar antes y darse cuenta de las nuevas variables tendrán más posibilidades de tener éxito en este nuevo entorno, los que no evolucionen o evolucionando lo hagan más tarde también tendrán dificultades al existir otras empresas ocupando su hábitat y que se han convertido en tan fuertes o más fuertes que la suya y con las que tendrá que competir para conseguir alimento (negocio).

Un ejemplo de lo que acabo de comentar lo tenemos en Microsoft que no se llegó a subir a tiempo a lo que es Internet y la WWW y tras muchos años y muchísimo dinero invertido sigue sufriendo a día de hoy las consecuencias de su inmovilismo inicial ante el mercado y su ecosistema.

La evolución del mercado crea oportunidades y puede provocar problemas, todo depende de la capacidad de poder predecir sus movimientos, de detectar cuando comiencen a hacerse, de las decisiones que se tomen y de lo que se tarde en aplicarse.

En un mercado tan inestable (ante la continua evolución de la tecnología y la innovación) como es el TIC en general y el desarrollo de software en particular, la capacidad de adaptación resulta esencial para poder sobrevivir. Es cierto que las empresas fuertes, con una red de clientes sólida y solvencia técnica son más estables a estas oscilaciones que las pequeñas, pero nunca deben olvidar por un lado lo que le pasó a Microsoft y por otro de que la competencia con otras empresas fuertes desgastan y que la tendencia de este tipo de empresas es hacerse con todo el negocio posible y que evidentemente el mercado es finito y la parte de su pastel que se coma otro es una parte del pastel que no te comes tú.

1 comentario
  1. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: