Se desarrolla para el usuario final

Otro error muy común en el proceso de desarrollo de software (y en el que yo también he caído) es olvidar que el producto que se está implementando no es para nosotros sino para el usuario final e independientemente de que tengamos la sensación de que conozcamos perfectamente lo que quiere el usuario o que dominamos la materia, tenemos que buscar hasta donde sea posible la implicación del usuario, no solo durante el proceso de definición del sistema, sino durante el proceso de construcción.

Si los que nos dedicamos al desarrollo de software, que ya tenemos una cierta experiencia en abstraer problemas, nos encontramos con dificultades en numerosas ocasiones para llevar a un programa de ordenador un determinado proceso y nos damos cuenta muchas veces cuando se está construyendo que hay piezas que no encajan, ¿podemos pedir al usuario que tenga esa misma capacidad de abstracción?, algunos pensaréis: “era obligación del usuario leerse el análisis”, ¿de verdad pensáis que el usuario puede llegar mucho más allá del análisis de requisitos, de la descripción de casos de uso, de la revisión de las interfaces de usuario y su navegación?, salvo que el sistema no sea excesivamente grande, que los entregables que acabo de indicar se realicen de la forma más completa, exacta y clara posible, y que el usuario se esmere en repasarlos (y aún así), quedarán resquicios que cuanto más se tarden en corregir más costosos serán para el desarrollador.

Lo que acabo de comentar en el párrafo anterior no es un vale todo para el usuario, es decir, éste debe asumir su responsabilidad en el proyecto y de alguna u otra forma se lo tenemos que hacer ver. El desarrollo de software no se hace con una pizarra y una tiza, donde se puede borrar y volver a escribir libremente, es un proceso tan complejo en el que no vale la barra libre. Lo que vengo a comentar es que en el desarrollo de software se debe ser consciente de que cuanto más se tarde en detectar un error más vale corregirlo y que los usuarios en la mayoría de los casos no toman conciencia del programa y de los problemas hasta que se enfrentan a él. Como podéis ver se trata prácticamente de dos extremos, de hecho cuanto peor se hagan las cosas (por parte del desarrollador y del usuario (por no hacer frente, este último, a su responsabilidad)) se cumplirán ambos extremos, lo que provocará que el proyecto salga caro (lo cual puede repercutir sobre el usuario o sobre el desarrollador (más bien, sobre este último)) y que la calidad del mismo se vea muy perjudicada.

Por tanto, es importante que no olvidemos que las aplicaciones se desarrollan para los usuarios y que por tanto hay que buscar la mayor implicación posible por parte de los mismos en todo el proceso de desarrollo de software. ¿Qué el usuario no se implica? Hay que intentar que siempre quede patente este hecho (evidentemente hay que saber hacerlo con tacto), ya que más adelante si el proyecto no ha salido como debía y hay que empezar a parchear, que todo el gasto de ese parcheo no repercuta directamente sobre el desarrollador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: