Software libre I

El concepto de software libre es interpretado de diferente forma por desarrolladores de software, usuarios, medios de comunicación, etc…, ya que dentro de cada uno de esos grupos hay personas que le dan un significado distinto al concepto, en unos casos de forma interesada, en otros casos de oídas, en otros por desconocimiento y en otros porque se está convencido de que ese debe ser el significado. De esto ha tenido mucha culpa el hecho de que haya sido un concepto muy manido y demasiado utilizado que ha provocado por un lado la expansión de su interpretación y por otro ha contribuido también a vaciarlo, paradójicamente, de contenido.

Para mi, el concepto de software libre es de la Free Software Foundation, en primer lugar porque es el más se acerca a la esencia de lo que supuso el inicio de la informática moderna, a ese concepto de hacker que después se deformó con connotaciones negativas, a esa persona curiosa por la tecnología que tenía afán por aprender y probar cosas nuevas y que sabían que para su aprendizaje era fundamental acceder al conocimiento incipiente que se estaba generando, ya estuviera en formato papel o en formas de líneas de código en un programa de ordenador. Por ese motivo compartir no era extraño para estas personas, era una práctica habitual para seguir progresando y evolucionando técnicamente. En segundo lugar, porque este concepción del software libre está intimamente ligada a la libertad ya que resultaba fundamental para mejorar la experiencia la posibilidad de utilizar y modificar las aplicaciones sin ningún tipo de restricción, sin ningún tipo de cuerda atada a la cintura que impidiera el avance del conocimiento y la innovación.

He utilizado como argumentos la utilidad que para un conjunto de personas tenía esta concepción del software libre en esa revolución de la informática que hubo a principios de los ochenta, aunque perfectamente podrían ser aplicables las mismas hoy día.

Esta visión romántica del software en general y del software libre en particular me caló desde la primera vez que tuve la oportunidad de leer el siguiente artículo de Richard Stallman.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: