archivo

Archivos diarios: noviembre 7, 2009

En cualquier caso y esto es importante, todo software que sea desarrollado para la administración pública debe ser liberado con una licencia libre (lo ideal sería que se acogiera a alguna auspiciada por la Free Software Foundation). En España y en algunas de sus Comunidades Autónomas se han dado avances significativos en este sentido, pero lejos, muy lejos todavía de que el mayor porcentaje de software desarrollado para las mismas sea accesible libremente. Aqui queda mucho por mejorar y no solo en lo anterior, sino en la participación de las administraciones ya sea económicamente, a través de empresas de desarrollo de software o con personal interno en comunidades de desarrollo de software libre, seguro que darían un impulso importante a bastantes proyectos que son de gran interés y por supuesto una alternativa tan buena o mejor que las soluciones propietarias que se puedan adquirir y más baratos y efectivos que soluciones que la administración quiera desarrollar desde cero.

También soy partidario de que las administraciones (con su debido plan de migración y gestión del cambio correspondiente y sin precipitaciones) deben abordar una paulatina incorporación de soluciones libres dentro del ámbito del puesto de trabajo. Por supuesto que no es nada sencillo un plan de estas características, por supuesto que es necesario analizar caso por caso, por supuesto que puede requerir mucho tiempo hacerlo, por supuesto que habrá componentes software que no serán recomendables migrar (y no se deberán por tanto migrar), pero creo que es un ejercicio de responsabilidad por lo menos intentar esta evolución y no lo digo solo por el ahorro de costes, por motivos de seguridad, etc…, sino como una forma de apoyar a una causa justa y que lleva consigo unos beneficios muy importantes para la sociedad.

Eso sí, hay una cosa en la que no estoy de acuerdo y es en la proliferación del desarrollo y mantenimiento de distribuciones Linux (aún basadas en otras) en las distintas comunidades autónomas. La iniciativa de acercar Linux a las aulas, de promocionar este sistema operativo me parece fantástica a la par que necesaria, pero no necesariamente el camino debe ser el desarrollo de distribuciones particulares, ya que existen suficientes distribuciones Linux para que no sea necesario utilizar este tipo de estrategias. Ese dinero que se invierte en el desarrollo de estas distribuciones, perfectamente podría ser utilizado para fomentar otros proyectos de software libre, para formación en la materia o si se quiere para ayudar o contratarle soporte a la comunidad, empresa u organización que ha desarrollado la distribución Linux elegida.

Lo comentado sobre el uso del software libre en las administraciones lo extrapolo al conjunto de instituciones privadas, ya que si los deberes se realizan adecuadamente, se identifica que es migrable, que no es migrable, se establece un plan para hacerlo, una gestión del cambio adecuada y se elige un momento óptimo a partir del cual comience este proceso (que puede durar años) no tendría necesariamente que provocar problemas a la empresa y los beneficios aplicables al uso de esta estrategia no tardarán mucho en llegar. ¿Por qué digo que las administraciones deben migrar y con las empresas no soy tan tajante? Pues porque en el primer caso pago yo y asumo por tanto mi margen de responsabilidad y en el segundo porque las empresas se nutren de capital privado y ellas mejor que nadie saben qué es lo que tienen que hacer con su dinero y cuáles son sus prioridades.

Desde siempre se ha considerado a Microsoft como el enemigo público número uno del software libre, como suele pasar, estas calificaciones no se regalan. En este caso tuvo muchísimo que ver la actitud y visión comercial de Bill Gates y el comportamiento del gigante de Redmond a lo largo de los años. No obstante, como he indicado en algún post anterior, Microsoft es sólo uno de tantos y son esos tantos los que están sacando una gran tajada de que la atención y la “mala fama” se la lleve esta empresa, ya que gran parte del éxito de una empresa lo da su imagen.