archivo

Archivos diarios: noviembre 16, 2009

Una solución ideal puede chocar con la realidad de un entorno. Esta circunstancia provoca en muchas ocasiones el fracaso de un proyecto de desarrollo de software o una consultoría. Es importante que el resultado final se adapte a las circunstancias de la organización y de los usuarios, esperar lo contrario no es una visión real del problema. Con esto no quiero decir que no se pueda intentar mejorar el funcionamiento de un determinado proceso de negocio, pero una cosa es intentar optimizar y otra es que esa mejora tenga que ser consecuencia de un proceso previo de cambio brusco para la adaptación al resultado del proyecto.

Si hay que cambiar y este cambio debe hacerse en profundidad, lo mejor es intentar hacerlo poco a poco, con una visión a largo plazo, pero estableciendo metas a corto. Intentar ir más rápido puede provocar un rechazo del proyecto que lo avoque al fracaso o bien que provoque circunstancias que den lugar a una pérdida de la eficiencia y de la productividad, por la necesidad del período de adaptación, pérdidas esta que si se sostienen en el tiempo, también provocarán el fracaso del proyecto, ya que por encima de cualquier este se encuentra que la organización o el departamento puedan realizar su trabajo con normalidad.

Marcar soluciones realistas no es pecar de falta de ambición, ya que al fin y al cabo la ambición persigue el éxito, tal vez éste tarde tiempo en salir a la luz, pero más vale tarde que nunca.