archivo

Archivos diarios: noviembre 19, 2009

Hace unas semanas asistí a un curso que me ha resultado bastante improductivo. El mismo trataba sobre un determinado producto y sus posibilidades de integración con terceras herramientas.

¿Cuáles fueron las causas?

1) Curso inflado de horas. Es decir el curso estaba programado para X horas, cuando en realidad se podía haber impartido en X/2 horas.

2) Del curso sólo me interesaba una parte, la otra parte llegaba a un nivel de detalle que no me resultaba útil y me tentaba a desconectar.

3) El curso ha resultado muy monótono, muy plano, lo que ha hecho que no terminara de despegar y despertar interés.

4) La constante sensación de que estaba perdiendo mi tiempo, unido a que era consciente de las muchas tareas que estaba dejando sin atender (las cuales no paraban de crecer), no ayudaba precisamente a centrar mi atención

Por tanto, gran parte del problema fue por mi culpa: no elegir el curso apropiado, no conseguir alcanzar el nivel de concentración adecuado, sobre todo en aquellas secciones del curso que no me resultaban útiles y no conseguir la desconexión total con el trabajo. No obstante, no hay que restar responsabilidad al mal diseño y dimensionamiento del mismo y al no haber aplicado la metodología más idónea para fomentar el interés en el curso.