archivo

Archivos diarios: diciembre 12, 2009

Dicen que en el mundo del deporte sólo se recuerdan a los campeones, pues bien, no es el único caso y los hay hasta peores, ya que en el deporte en muchos casos hay medalla de planta, de bronce, diploma de finalista, etc… En el mundo de la contratación, quedar segundo o tercero en un concurso no tiene ningún premio, el único que gana es quien queda primero y primero solo puede quedar uno.

Con esto no quiero decir que si una empresa no se siente bien posicionada (no tiene mucha experiencia en la materia del concurso, no tiene tiempo o medios para hacer una buena oferta, etc…) no se presente. En mi opinión siempre que sea posible, una empresa debe participar en todos aquellos concursos en los que se vea capacitada para desarrollar el trabajo que se pretende contratar. Los motivos son varios, el primero es el más obvio, si no se participa no se puede ganar, y los otros se basan casi todos en que permiten dar a conocer a la empresa y sus capacidades y también permite conocer un poco mejor al que contrata, si se le pregunta después del concurso qué aspectos de la oferta eran mejorables, seguro que la siguiente sale mucho mejor.

No obstante, si ya se ha conseguido que te conozcan e incluso tienes ya negocio con el cliente, quedar segundo sirve de bien poco, mientras que en el deporte conseguir muchas medallas de plata puede permitir que dentro de tu especialidad seas reconocido e incluso si el deporte es de masas permite ganar mucho dinero, una buena colección de segundos puestos en concursos, puede poner a una empresa en una situación complicada.