archivo

Archivos diarios: diciembre 13, 2009

No existen recetas mágicas. La gestión y el propio proceso de desarrollo de software no se rige por ninguna ley universal. La algorítmica es matemáticas, pero todo lo demás es la suma de una infinidad de variables, lo que hace que los resultados no sean siempre todo lo previsibles que serían deseables.

Por este motivo lo que sí existe en el mundo del desarrollo de software y de los servicios TIC son un conjunto de buenas prácticas que si se implementan y adaptan (las buenas prácticas son genéricas y necesitarán además de una correcta ejecución, su correspondiente particularización a la naturaleza del proyecto y de todo el entorno que interviene en el mismo) convenientemente dentro del ámbito de una organización o de un proyecto de desarrollo de software producirán en la mayoría de los casos, unos resultados aceptables, ya que éstas proceden de la experiencia.

Por tanto, los proyectos software (y en general la mayoría de los proyectos TIC) dependen de una gran cantidad de factores para que tengan éxito, no existen recetas mágicas y para contrarrestar esta inestabilidad existen existen buenas prácticas, además de la propia experiencia de los gestores del proyecto por parte del cliente y el proveedor, del equipo de proyecto y de las organizaciones implicadas.

Dado que no existen recetas mágicas, lo que ha funcionado para un proyecto concreto no tiene por qué funcionar para otro, aunque sea similar, ya que son multitud de variables las que intervienen. Es muy importante ser consciente de esto, ya que es un riesgo intentar aplicar soluciones sin tener en cuenta el tipo de cliente, el equipo de proyecto que va a participar, el conjunto de usuarios, los gestores, etc…