archivo

Archivos diarios: diciembre 18, 2009

Estamos a final de año el volumen de trabajo se ha reducido, los clientes llaman menos, apenas hay reuniones y en la calle ya todo huele y suena a Navidad.

Ahora, que no se va tan deprisa, que el día a día no oscurece la visión y ata las manos, es el momento de hacer balance.

Estos meses han sido duros, la crisis ha castigado a muchos sectores y el del desarrollo de software no ha sido una excepción. Se habrá producido mucho desgaste, se habrán tenido que tomar decisiones difíciles y aplicar políticas de supervivencia para que el barco continúe a flote y permita que sus navegantes tengan la oportunidad de seguir luchando por su negocio.

Habrá empresas que no hayan podido evacuar todas las vías de agua que se han abierto, otras que han redoblado sus esfuerzos para achicar agua y otras, muy pocas, habrán conseguido mantener un rumbo más o menos fijo, con alguna que otra tormenta de por medio.

Por tanto, dada la situación económica general, la del sector en particular y lo difíciles que han sido estos meses, hace que sea más necesario que nunca hacer balance.

Hacer balance permitirá hacer inventario de todo lo que ha ocurrido en este último año, poner encima de la mesa errores y aciertos y determinar en qué estado se encuentra la organización. Todo esto supondrá un nuevo punto de partida siendo el combustible la experiencia adquirida. No obstante, de nada sirve tener un origen sin saber a dónde se pretende llegar lo que hace necesario definir unas metas, unos objetivos, no necesariamente ambiciosos para que por lo menos haya una serie de señales que indiquen el camino y permitan al final del ejercicio siguiente saber lo cerca o lo lejos que se ha estado de alcanzar el lugar al que se pretendía llegar.

Una vez analizado el pasado y dibujado el futuro, sólo queda mirar hacia adelante y disfrutar del paisaje.