archivo

Archivos diarios: diciembre 21, 2009

Se puede ser un técnico o un gestor excepcional, contar con una gran bagaje profesional o poseer un altísímo cociente intelectual, pero difícilmente se pueden conseguir los objetivos sin la ayuda de tu equipo de trabajo.

Yo soy totalmente consciente que todos aquellos logros profesionales que he tenido hasta ahora y los que tendré en un futuro son gracias al trabajo del conjunto de personas que colaboran conmigo en los proyectos. Me refiero sobre todo a aquellas personas más próximas que, compartan o no mis decisiones, las respetan e intentan aportar siempre de forma constructiva y contribuyen con su esfuerzo que, va más allá del dinero que cobran, a que todo vaya hacia adelante.

Los equipos no se deben medir por lo que sucede en un día o en un proyecto concreto, sino que se tienen que valorar con el tiempo. En los equipos entran y salen personas, pero mantener el núcleo de personas que proporcionan ese valor añadido y en las que se puede confiar resulta fundamental, ya que cuando más difíciles se pongan las cosas son los que estarán contigo para sacar las castañas del fuego.

A los equipos hay que cuidarlos y eso se consigue tratándolos de manera justa y dando la cara por ellos cuando sea necesario. Esto no quiere decir que no se les exija, sino que exista una correspondencia y comprensión por el esfuerzo y por el trabajo que se realiza.