archivo

Archivos diarios: diciembre 24, 2009

Un día un proveedor de software me dijo: “tío, esto de la informática es un marrón, a mi hermano cuando toca la sirena y sale de la fábrica, cierra página y hasta el día siguiente, mientras que nosotros siempre tenemos el duendecito detrás de la oreja recordando que hay que hacer tal o cual entrega, que el proyecto va retrasado, que hay que intentar conseguir ventas…”.

La verdad es que el proveedor tenía toda la razón del mundo, independientemente de que este hecho no es exclusivo de la profesión informática, ni le sucede a todo el mundo que se dedica a la informática.

En el sector de la informática en el que trabajo, que es el desarrollo de software, sucede demasiadas veces que aunque tu trabajo sean las horas que sean, la cabeza siempre anda dando vueltas con aquella incidencia que no te ha dado tiempo de resolver o que todavía no has conseguido saber cómo se resuelve o en todas las tareas que tienes que hacer y que crecen por encima del tiempo que existe para resolverlas.

A mi me pasa mucho, demasiado, lo que acabo de comentar, lo cual no es positivo, ya que por un lado empuja a dedicar más horas al trabajo, genera inquietud y además la mente no se termina de despejar, algo que es fundamental para rendir bien al día siguiente.

¿Es fácil desconectar? Depende exclusivamente del individuo ya que en las farmacias no venden ningún jarabe para la desconexión y en nosotros está la solución al problema, no obstante pese a que sepa donde está la clave no debe resultar demasiado sencillo desencriptarla ya que somos muchos los que nos cuesta cambiar de contexto y guardar en un cajón hasta el día siguiente las tareas relacionadas con el trabajo. En cualquier caso y aunque no sea simple, hay que esforzarse por intentar desconectar, ya que resulta tremendamente beneficioso para nosotros mismos e incluso para el trabajo, ya que nos permite ser mucho más productivos.