archivo

Archivos diarios: diciembre 28, 2009

Muchas veces se plantea el debate si es mejor que las empresas de desarrollo de software muestren una estructura organizativa vertical u horizontal.

Mi experiencia profesional se ha basado en organizaciones donde la estructura es vertical y esto puede condicionar un poco mi opinión sobre este tema, no obstante, antes de escribir este artículo le he dado una pensada a esta disyuntiva y voy a tratar de ser lo más objetivo posible, pero sin olvidar lo que la experiencia me ha enseñado.

Desde mi punto de vista el factor más determinante es el tamaño de la empresa. Una empresa muy pequeña funcionará mejor horizontalmente (además de que le será complicado mantener costes de estructura elevados, salvo que siendo pequeña consiga una facturación muy importante) y una empresa de cierto tamaño será complicada de gestionar si lo horizontal predomina sobre la vertical, ya que al fin y al cabo habrá que tomar decisiones, gestionar múltiples equipos de trabajo, tratar con diversos clientes, realizar tareas comerciales, etc… y no todo el mundo podrá, estará preparado o tendrá la voluntad de hacer todo tipo de tareas. ¿Cuál es el tamaño a partir del cual se encuentra el punto de ruptura entre lo horizontal y lo vertical? Creo que es difícil generalizar y dependerá en gran medida de las características del personal que componga la organización, cuanto más compromiso tengan con la empresa y más flexibles sean a la hora de asumir tareas y competencias, más sencillo será seguir manteniendo una estructura eminentemente horizontal, pese a que crezca el número de empleados.

Apostar por una solución vertical o una solución horizontal, es como apostar por el negro o por el blanco olvidando toda la gama de tonalidades intermedia.

En una solución vertical, salvo determinados puestos que por sus características no será posible, es necesario que cuando sea preciso determinados puestos realicen tareas que puedan estar por debajo o incluso por encima de sus funciones, es decir, si la empresa, el proyecto, el equipo de trabajo lo necesita, hay que olvidarse de galones y tener la flexibilidad suficiente para echar una mano donde sea preciso. Esta flexibilidad, permitirá dotar de mayores características horizontales a una organización vertical.

En una solución horizontal, es necesario que determinados puestos se responsabilicen de determinadas tareas, ya que será necesario personas que tomen decisiones (aunque intente consensuar algunas de ellas), que representen la empresa ante clientes, ya sea para el seguimiento de proyectos o para actividades comerciales, que planifiquen y organicen, etc… Es decir, pese a que se intente mantener equipos de proyecto homogéneos, siempre será necesario que no haya un desequilibrio entre el número de empleados que tienen que realizar estas funciones y los que realizan las tareas propias de producción de software. Estas características, permitirá dotar de mayores características verticales a una organización predominantemente horizontal (digo lo de prediminante, ya que salvo empresas de desarrollo de software, muy, muy pequeñas todas tendrán una componente vertical).

Por tanto, como en tantas otras cosas, ¿qué es mejor si una organización vertical y horizontal? La respuesta es que depende y que habrá que tener en cuenta factores como el tamaño, la facturación y las características de los empleados (entre otros) para poder decir si a una organización le viene mejor una estructura eminentemente vertical u horizontal, pero que en cualquier caso, hay que intentar conseguir estructuras lo suficientemente flexibles que permitirán, independientemente del tipo de organización elegida, darle el componente horizontal o vertical que le falta y que será fundamental para conseguir el mejor aprovechamiento posible de los recursos humanos existentes e incrementar la adaptabilidad ante las diversas contingencias que se pueden producir en el día a día de funcionamiento de la organización.