archivo

Archivos diarios: enero 12, 2010

Genbeta publicó hace tiempo un artículo en el que hace mención a algunos de los proyectos de Google que fueron fracasos (no estoy muy de acuerdo con el uso de la palabra vergüenza en el título del post) y otros que no han tenido la repercusión que les hubiera gustado a los directores de la compañía.

Todos consideramos a Google como un ejemplo de eficacia, como una fabrica de productos (propios o que ha terminado adquiriendo) de éxito, como una máquina de ganar dinero y no estamos nada equivocados a día de hoy con esa apreciación, pero evidentemente nadie ni nada es infalible y Google no supone una excepción.

En cualquier caso, pese al refrán: “mal de muchos, consuelo de tontos”, saber que gigantes como Google, que tiene detrás tanto técnicamente, como en el ámbito gerencial, comercial y de marketing a algunos de los mayores talentos que hay sobre la faz de la tierra y que además tiene capacidad económica para conseguir la mejor explotación posible de sus productos, se ha equivocado, se equivoca y se seguirá equivocando, permite a todos centrarnos un poco más en la realidad de las cosas.

Ya lo he dicho en diferentes artículos, yo me he equivocado muchas veces y algunos de los proyectos en los que he participado han fracasado, eso no hace más que demostrar que soy un ser humano y que sumo aciertos y errores. Lo importante de todo esto es intentar aprender lo máximo posible de los errores e intentar obtener de ellos el conocimiento necesario para evitar incurrir más veces en el mismo. En el proceso de aprendizaje, el error es el mejor maestro (para ello hay que asumirlo y analizarlo, sin eso, no se conseguirá sacar nada positivo) y seguro que Google en cada uno de los proyectos en los que no ha obtenido los resultados que le hubiera gustado ha obtenido un conocimiento que les resultará valioso para que en el futuro otros proyectos sí que tengan éxito, sin olvidar de que en el futuro habrá de nuevo otros errores y fracasos.