Archivo

Archivos diarios: enero 21, 2010

Esos minutos que quedan al final de una jornada de trabajo cuando se termina una tarea, se viene de una reunión, etc…, esos minutos que faltan antes de una reunión o para salir a hacer alguna visita y que no puedes aprovechar para realizar completamente una tarea, esos minutos que tenemos que esperar a que una persona nos atienda, si se aprovechan correctamente son muy productivos, ya que se pueden emplear para hacer tareas de corta o muy corta duración: hacer alguna llamada que se tenía pendiente, enviar correos electrónicos, leer correos electrónicos que estaban pendientes, revisar algún documento que se sabe que no va a requerir mucho tiempo, repasar la agenda, organizar alguna reunión que estuviera pendiente, revisar la lista de tareas pendientes, etc…

Aunque sólo dé tiempo de hacer pocas de esas cosas, ya es tiempo que nos ahorramos y que permite dar más dedicación a aquellas tareas más relevantes y que requieren un mayor tiempo para su ejecución y que estas tareas interfieran lo menos posible en la realización de las otras y además que se atiendan antes, ya que muchas veces se retrasan un tiempo excesivo, al priorizarse tareas más importantes y que por regla general requieren un mayor tiempo para hacerse.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.198 seguidores