archivo

Archivos diarios: enero 24, 2010

La reutilización de código es uno de los aspectos que puede ser más beneficioso en un proyecto de desarrollo de software, ya que por un lado permite ahorrar costes y por otro ahorra quebraderos de cabeza, ya que gran parte de los problemas que se pudieron producir en su desarrollo ya han sido resueltos.

Desde el punto del vista del cliente la clave no está en reutilizar por reutilizar, ya que si conoce que el producto que se va a reutilizar no es bueno o no se adapta a lo que quiere, no merece la pena adoptar algo que se sabe no va a traer buenos resultados. No obstante, salvo estos casos, es muy conveniente reutilizar todo aquello que sea posible, así como utilizar terceros sistemas que ya están en funcionamiento a los que delegar tareas.

Desde el punto de vista del proveedor, la reutilización debería ser un aspecto fundamental en los desarrollos, sin perder de vista que el objetivo final debe ser siempre producir un producto de calidad que deje satisfecho al cliente, en cualquier caso, son aspectos perfectamente compatibles. Cuanto más grande es una empresa más complicado resulta reutilizar, ya que son tantos los grupos de trabajo que existen, que resulta muy difícil controlar todo lo que se está desarrollando, en cualquier caso e independientemente del tamaño de la organización, es muy importante que se intenten establecer las medidas adecuadas para tener un catálogo de librerías y componentes lo más actualizado posible y arbitrar los mecanismos oportunos para que todos los técnicos la conozcan y apliquen. Esto requerirá inversión en tiempo por parte de personal de la organización, pero desde mi punto de vista el retorno de dicha inversión será rápido y se obtendrán muchos mejores resultados que la no aplicación de este tipo de políticas.

Muchas veces tampoco se permiten reutilizar grandes componentes software porque no se han explicado convenientemente las cosas, es decir, si al conjunto de usuarios y a los técnicos por parte del cliente se les expone una determinada solución técnica, que contiene componentes reutilizables y se debate sobre los pros y contras de su aplicación al proyecto, muy probablemente se conseguirá reducir el número de veces en que tenga que reinventarse la rueda.

En esta época de crisis, reducir los costes de desarrollo resulta esencial tanto para clientes (que no podrán afrontar inversiones de las características de las realizadas en los últimos años) y para proveedores, que como consecuencia de lo anterior necesitan reducir en lo posible los costes de producción.