archivo

Archivos diarios: enero 31, 2010

La empatía es una gran virtud para toda aquella persona que la desarrolle. Todas las personas tenemos de forma innata capacidades empáticas en distinto grado y que con la suficiente preparación y experiencia pueden utilizarlas en los distintos ámbitos de su vida.

En el ámbito laboral y si nos centramos en el negocio de las TICs, pueden existir en una organización excelentes profesionales en el ámbito técnico y un conjunto de personas tremendamente comprometidas con su trabajo, sin embargo y desde mi punto de vista, la combinación perfecta de perfiles humanos se consigue cuando se logra integrar en el grupo a personas que tienen desarrollada la capacidad de la empatía. No son condición ni suficiente ni necesaria para que una organización o un departamento funcionen bien o tengan éxito, pero integrándolas con los perfiles necesarios la maquinaria estará muchísimo mejor engrasada y, por tanto, preparada para conseguir mejores resultados.

Existe una gran cantidad de bibliografía que trata el tema de la empatía, yo os voy a dar una definición que, como es lógico, se encuentra influida por lo que he leído sobre esta temática. La empatía es, a grandes rasgos, la capacidad para poder ver y sentir las cosas desde la perspectiva de otra persona. Las personas que tienen desarrollada esta capacidad tienen la cualidad de entender mejor el entorno que les rodea, de conocer realmente cómo se sienten las personas con las que de una u otra forma colaboran contigo y de esa forma poder dar una respuesta más personalizada a sus necesidades, ya que es como si esas sensaciones las tuviera uno mismo.

La empatía no es leer los pensamientos, sino leer a las personas y no se trata de ningún tipo de magia, es una cualidad real, ¿a cuántas personas conocemos cada uno de nosotros que podemos saber cómo se encuentran sólo con mirarlas a los ojos?, pues bien, eso es empatía y como he dicho existen distintos grados que amplían su alcance tanto verticalmente, es decir, la cantidad de información que eres capaz de percibir de la otra persona a través de una mirada, de sus gestos, del tono de su voz, de sus palabras, como horizontalmente, es decir, la cantidad de personas con las que es posible obtener este tipo de información.

Insisto, la empatía es una cualidad inherente a las personas, no es cuestión ni de magos, mentalistas o gurús, es algo que tenemos todos (como he dicho antes, cualquiera puede tener este tipo de capacidad, otra cosa bien distinta es cuanta viene ya de serie con el modelo y hasta donde es posible desarrollarla) y que por tanto puede ocupar cualquier perfil dentro de tu organización. No obstante, existen algunos tipos de perfiles dentro, por ejemplo, de una empresa de desarrollo de software que sí que resulta conveniente que tengan desarrolladas las capacidades de empatía, como por ejemplo las personas que tratan con clientes (tanto técnicos como comerciales) y las personas que gestionan recursos humanos (responsables de recursos humanos, jefes de proyecto, jefes de equipo, etc…).

La empatía es algo que se puede trabajar y por tanto mejorar y ayuda mucho la experiencia personal y profesional que tenga cada uno de nosotros, porque cuanto más grande sea, más posibilidades existirán de entender, comprender y asimilar las diversas situaciones desde el punto de vista de otra persona.