Otro enfoque

Se me está insinuando que en uno de los proyectos que coordino podría sufrir otro importante recorte presupuestario (digo otro, porque en este proyecto es la constante en estos últimos años), hasta tal punto de que lo mismo la cantidad que queda para mantenerlo es testimonial.

Hace un tiempo me lo hubiera tomado muy mal y ahora mismo estaría tremendamente fastidiado, lleno de ira y frustrado porque desde mi punto de vista no se está haciendo justicia, con el tamaño del sistema, su número de usuarios y con todo lo que se ha conseguido desde que está en marcha. No obstante, pese a que la situación no me sea ni mucho menos indiferente, he conseguido interpretar esta contingencia de otra manera, con otro enfoque. No quiero decir con esto que si mañana me sucediera una situación similar fuera a reaccionar de la misma forma, pero sí que tengo que reconocer que estoy poco a poco evolucionando en este sentido y en este caso y de manera natural he conseguido ver aspectos positivos:

– Que se me esté insinuando el recorte no quiere decir que vaya a suceder. Sé que si se produce la reducción presupuestaria es porque no habrá más remedio debido a la situación económica actual, ya que el trabajo de mis compañeros y mío en el proyecto está ahí y está fuera de toda discusión. Además, aunque me pusiera hecho un basilisco, mis jefes no tienen una máquina de hacer dinero, luego sería energía desperdiciada en vano. Ellos saben que el proyecto por una serie de razones requiere de un buen presupuesto y que es necesario realizar una migración tecnológica en el sistema de información ya que la tecnología actual está obsoleta, además si no pueden derivar la cantidad de dinero que requiere, saben que puede haber problemas, están advertidos de esta circunstancia por mi desde hace bastante tiempo (y procuro recordarlo periódicamente) y conocen y comprenden los motivos.

– Si hay otro recorte, existirá un nuevo reto que consistirá en seguir intentando dar el mejor servicio posible con menos presupuesto. Esto ya lo hemos conseguido en los últimos años, con mucho trabajo y mucha imaginación. Si todavía hay menos no queda otra que seguir trabajando duro, seguir buscando soluciones creativas e intentar equivocarnos lo menos posible. No hay otra opción, ya que la alternativa sería tirar la toalla y esa no la contemplo.

Como es lógico no poseo una varita mágica, ni tengo un don especial, por lo que puede darse el caso de que tanto yo como mis compañeros no consigamos encontrar las suficientes soluciones para que no exista una merma significativa en la calidad del servicio, si esto sucede, solo quedará no rendirse y seguir intentándolo, que al fin y al cabo es lo único que podemos hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: