archivo

Archivos diarios: febrero 17, 2010

¿En cuantas reuniones con usuarios os han dicho frases como la siguiente?: “No me gusta ese color de fondo”, “me gustaría más otro tipo de de letra”, “a esa palabra se os ha olvidado ponerle tilde”, etc, etc, etc…, obviando o poniéndolos al mismo nivel o por encima de cuestiones funcionales, mucho más importantes. ¿Cuánto tiempo se ha perdido discutiendo sobre esos temas en lugar de en cuestiones más prioritarias?.

Hay un aspecto que suele fallar poco a la hora de vender un producto y es el envoltorio. Por dentro puede ser calamitoso, pero si es atractivo, tendrá muchas posibilidades de éxito. Al usuario final le dará igual si el programa está realizando siguiendo los principios de diseño por capas o si es es resultado de una serie de scriptlets jsp, lo que quiere es un programa de interfaz y usabilidad agradable, y por supuesto que funcionalmente llegue hasta el nivel requerido.

También resulta muy importante, que cuando se vaya a enseñar un prototipo, una beta o similar, se cuide mucho de que no existan faltas de ortografía, si se utilizan unidades de medida, especificarlas con la notación que haya especificado el usuario y se tenga la interfaz de usuario trabajada previamente, de lo contrario, si el objetivo es conseguir completar los aspectos funcionales de la aplicación, probablemente no se consiga y se requieran más reuniones y tiempo para alcanzar ese objetivo.

¿Quiero decir con esto que se debe olvidar uno de la calidad del software? No, nunca. La diferencia la marca precisamente la calidad del software, cualquiera puede programar, pero programar en condiciones y bien, requiere preparación, disciplina y experiencia. La facilidad para hacer software con envoltorios bonitos, es fácilmente igualable por cualquier empresa, lo que sí que resulta complicado es hacer un software de calidad, que permita en un futuro, realizar un mantenimiento más fácil sobre el mismo.
Es cierto, que también es más caro hacer software de esta manera, ya que requiere personal más cualificado o una mayor supervisión, pero este mayor coste de producción se verá paliado si se consigue un incremento de las ventas. La clave está en demostrar que a igualdad de envoltorios, el software desarrollado con calidad tiene una serie de ventajas tangibles para el usuario, que iran desde una reducción del número de errores, a una mayor eficiencia, pasando por una reducción de los costes de mantenimiento.

Evidentemente no es fácil hablar de esto con el usuario final, no dije nunca que fuera algo sencillo, pero si se tiene la habilidad suficiente para conseguir que te escuchen y demuestras que tu software es bueno, por fuera y por dentro, seguro que tu organización se habrá marcado unos cuantos puntos con dicho cliente para el futuro.